méxico | 21 de Noviembre de 2017

El directivo del Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE en la renegociación del TLCAN, Moisés R Kalach. Foto Cristina Rodríguez

Por

Por 

Susana González G., La Jornada

Ciudad de México, 21 de noviembre.- Estados Unidos no ha dado respuesta ni ha mostrado voluntad para contestar las contrapropuestas que México ha presentado durante la quinta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), particularmente a que éste sea revisado cada 5 años, con la cual se da un giro a la cláusula sunsetque el equipo estadunidense ha planteado para dar muerte súbita al convenio cada quinquenio, aseguró Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, a cargo del llamado cuarto de junto.

Sentimos, según el reporte que nos dieron, que el equipo mexicano está poniendo propuestas, contrapropuestas y comentarios en la mesa, pero Estados Unidos no necesariamente está respondiendo. Hay algunos capítulos en los que podría haber avances o casi cerrar, pero no se ha visto voluntad del equipo estadunidense, declaró Kalach a la prensa en el hotel donde sesionan los equipos de trabajo de los tres países.

Aun así, sostuvo, la renegociación está fluyendo relativamente bien, y lo atribuyó a que se ha desarrollado a nivel técnico y, por tanto, ha estado menos politizado, sobre todo porque no ha habido pronunciamientos sobre el TLCAN del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quizá porque su gobierno y el Congreso están ocupados en la reforma tributaria de su país, con lo cual ha bajado la presión política.

Destacó que Canadá respaldó la propuesta de revisión hecha por México y otro capítulo en el que hay coincidencias con ese país es el energético, mientras sobre el tema laboral reiteró que no se abordarán salarios, sino estándares de trabajo.

Steve Verhuel, jefe del equipo negociador de Canadá, comentó que se avanza y progresa en la renegociación, pero de manera lenta. Confirmó que su país está haciendo un gran equipo con México, pues tenemos muchos puntos de vista e intereses en común.

Respecto de la actualización que el gobierno de Estados Unidos presentó este día en Washington sobre sus objetivos en la renegociación del TLCAN, el empresario consideró que no sorprende, porque no hay nada nuevo.

Puntualizó que en los temas sobre el incremento de contenido regional y nacional en la industria automotriz (reglas de origen), así como en la temporalidad de las exportaciones agropecuarias, México no acepta los planteamientos estadunidenses.

No hay contrapropuesta de México en la industria automotriz. Hasta el día de hoy, no hay posibilidades o margen para cambiar o mover las reglas de origen en el sector. Esa es la postura oficial del sector privado mexicano, expresó. Sobre la estacionalidad agrícola, la respuesta del equipo mexicano fue no. No es algo que se pueda aceptar, no hay contrapropuesta. Es, simplemente, no, no se puede.

El empresario explicó que si en las mesas técnicas no se logra avance, entonces intervendrán los jefes de la negociación. Y si no se alcanzan resultados, pues el diálogo sube a nivel de ministros.

Incluso previó que en esta ronda, que concluirá hoy, podrían cerrarse tres capítulos, porque las mesas van muy avanzadas (telecomunicaciones, mejora regulatoria y medidas sanitarias). Dijo que se vislumbran, en lo inmediato, dos rondas más. Una sexta en Estados Unidos, durante diciembre, y la séptima en Canadá, en enero de 2018, pero deberán ser ratificadas por los ministros.

Renuente a hacer declaraciones, Salvador Behar Lavalle, jefe negociador adjunto del equipo mexicano, sólo mencionó que los equipos de trabajo sobre el tema automotriz apenas sesionarán mañana, mientras este lunes trabajó el de agricultura y todavía no se ha abordado el tema del capítulo 19, referente a la solución de controversias que Estados Unidos también quiere eliminar.