Baja California | 21 de Octubre de 2018

El pasado viernes el senador Bonilla Valdez conminó a los funcionarios federales de ambas dependencias a suprimir el cobro por uso de un predio particular que los importadores de madera de la región consideraban “ilegal, injusto y oneroso”. Foto tomada de Facebook

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 21 de octubre.- Un “cobro de patio” que la Profepa y la Aduana estaban imponiendo a los importadores de madera que usan la garita de Mesa de Otay, fue cancelado este fin de semana luego de que la Canaco-Tijuana denunció que se obligaba a sus socios a pagar una renta por permanecer en un predio privado mientras se les revisaba.

Mario Escobedo Carignan, dirigente de los comerciantes de la ciudad, informó de la cancelación. En un comunicado, también agradeció al presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios del Senado, Jaime Bonilla Valdez, su intervención en el tema.

El pasado viernes, en las oficinas de la Aduana Fronteriza en Mesa de Otay, el senador Bonilla Valdez conminó a los funcionarios federales de ambas dependencias a suprimir el cobro por uso de un predio particular que los importadores de madera de la región consideraban “ilegal, injusto y oneroso”.

La Profepa y la aduana auspiciaban - por llamarle de alguna manera- que las más de cien empresas del ramo - agremiadas a la CANACO-Tijuana- pagarán “cuotas de uso de patio” que iban de los 700 a los 4,000 pesos. Bonilla les advirtió que, de no resolver en corto y de inmediato esta situación, llevaría el caso a la Comisión senatorial para exigir la presentación de los contratos de comodato con los dueños de los predios usados como “patios de revisión” de la Profepa.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, había dejado de hacer sus inspecciones en los patios aduanales, y optó por contratar el uso de terrenos particulares para este fin, imponiendo cuotas “arbitrarias e ilegales” a los importadores de maderas, argumentando que de no someterse a las revisiones pondrían en riesgo los recursos madereros del lado mexicano.

El tema fue llevado la semana pasada por el senador Jaime Bonilla Valdez y el presidente de la CANACO, Mario Escobedo Carignan, ante funcionarios tanto de Aduanas como de Profepa, para informarles de la situación que estaba aquejando a los comerciantes del ramo maderero.

En Tijuana, el pasado fin de semana, tuvieron la reunión en Mesa de Otay, en la que estuvieron también los quejosos frente a los funcionarios de Aduana y Profepa.

En el encuentro participaron el presidente de la CANACO, Mario Escobedo Carignan; Enrique Orantes, administrador de la Aduana; Guillermo Peredo Rivera, Administrador Central de Operación Aduanera en el Servicio de Administración Tributaria (SAT); y el subprocurador de la PROFEPA, Arturo Rodríguez, quienes consiguieron llegar a un acuerdo.