Chihuahua | 21 de Septiembre de 2018

Los secretarios de seguridad pública han insistido en que era necesario reformar el 19 para incluir también la portación de arma de fuego reservada para uso exclusivo y el robo de hidrocarburo en ciertas características. Foto Luis Humberto González / archivo La Jornada

Por

Por 

Gustavo Castillo / La Jornada

Ciudad de México, 21 de septiembre.- Los encargados de seguridad pública del país respaldan que se dicte prisión oficiosa para quienes en las carreteras o las calles porten armas, señaló el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, al encabezar la segunda Reunión Regional Secretarios de Seguridad Pública, de la Zona Sureste, que se realiza en el estado de Veracruz.

El funcionario señaló que “si la prisión preventiva oficiosa se aplica para homicidio, secuestro, violación, trata de personas y otros delitos graves, no puede ser que personas que llevan 20 AK-47, siete Barrets, ocho lanzagranadas regresen a su casa porque no iban utilizar estas armas para cazar conejos, es necesario pues, que esta reforma, esta iniciativa, que ahora se plantea de nueva cuenta en el Congreso, prospere para bien de todos”.

Sales Heredia mencionó que los secretarios de seguridad pública del país han “insistido, en las conferencias y en diversos foros de que era necesario reformar el 19 para incluir también la portación de arma de fuego reservada para uso exclusivo y el robo de hidrocarburo en ciertas características” y se aplique la prisión preventiva oficiosa.

En ese contexto, durante la inauguración de la reunión regional, dijo que se ha insistido “en la necesidad de transitar de un enfoque de seguridad meramente reactivo a un enfoque de seguridad preventivo que ponga sus atenciones en la persona humana, que ponga en el centro lo más importante que es la dignidad de las personas.

“Y eso nos explica, porque tenemos que construir policías confiables, policías respetadas, policías respetables, desde la base misma. Policías municipales en contacto auténtico con jueces cívicos, policías que atiendan faltas administrativas, que atiendan contravenciones en la lógica, en la inteligencia de una falta administrativa que no se atiende, se convierte en un factor criminógeno o se convierte tal cual en un delito”.

El comisionado puntualizó que “la complejidad de los problemas de seguridad, y sobre cómo muchos de esos problemas se originan en factores geopolíticos, en dinámicas que trascienden nuestras fronteras, y una parte de nuestra problemática tiene que ver con una creciente demanda de drogas en los Estados Unidos; de opioides, opiáceos y de otras sustancias sicoactivas. Del flujo ilegal de amas, precisamente de la frontera para acá. Del cambio del modelo delictivo de las organizaciones criminales.

“Y otras tienen que ver con factores internos, de cómo se han desarrollado las instituciones de seguridad bajo nuestra responsabilidad”.