méxico | 21 de Agosto de 2019

El presidente señala que el objetivo del político no es buscar el poder por el poder, ni la ambición al dinero, sino "servir al pueblo". En la imagen, militantes morenistas. Foto Jesús Villaseca / archivo La Jornada

Por

Por 

Néstor Jiménez y Alma E. Muñoz / La Jornada
Ciudad de México, 21 de agosto. Aunque la dirigencia nacional de Morena modificó la fecha de su Congreso Nacional para que pudiera asistir, el presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que él busca ir antes de la elección de la dirigencia nacional, de lo contrario “ya no tendría caso”, y en su lugar enviará una carta a la militancia del partido que fundó previo a su proceso interno.
 
En su conferencia de prensa de este miércoles, el presidente preguntó si en el Congreso Nacional -cuya convocatoria avalada la noche del martes indica que se realizará el 23 y 24 de noviembre- era la votación de la nueva dirigencia. Al tener una respuesta afirmativa agregó: “entonces mejor voy a enviar una carta antes porque lo que quiero expresar y manifestar es con miras a la elección, entonces si voy el día de la elección ya no tiene caso. Voy a hacer la carta ahora y la envío, la hago pública”.
 
Adelantó que en la misiva busca expresar su sentimiento sobre lo que se tiene que cuidar en Morena, y el cómo se tienen que cuidar ideales y principios, “y no dar entrada al oportunismo y la politiquería, que no debe de ser el objetivo buscar el poder por el poder, ni mucho menos la ambición al dinero. Que el objetivo tiene que ser el servir al pueblo”.
 
Luego de que al interior de Morena se ha registrado división tanto en el marco de la convocatoria para el proceso interno, como en su bancada en el Senado de la República, llamó a que “no haya manipulación, que no haya inducción al voto, que no haya acarreo, que se deje en libertad a los militantes, a los ciudadanos que decidan, y una última recomendación es que no estén pensando que la gente está dormida, porque se van a llevar y se van a seguir llevando sorpresas”.
 
Sostuvo que no sólo entre los militantes de Morena, sino en general, la población mexicana está muy despierta, politizada y “avispada”.
 
Tras señalar que desea que a todos los partidos políticos les vaya bien, sin divisiones ni mezquindades, agregó, al referirse a Morena, que “se acaba lo del líder moral, el primer (militante), ya se acabó. Ni caique, ni caudillo, ni primer militante”.
 
Descartó que haya “caballos de Troya” de otros partidos al interior de este partido, porque una cosa es arriba, pero la fuerza del partido está en la población.
 
“Pierden el tiempo lo que creen que van a salir adelante haciendo política a la antigüita, que no han entendido que esto ya cambió, que hay que avisarles y tocarles la puerta, mandarles un correo electrónico, ya no se puede poner vino nuevo en botellas viejas. Es la gente la que decide, es el alma de las transformaciones”.
 
Agregó que los acuerdos cupulares que se hacían en la época de la política neoliberal ya no sirven en la actualidad.
 
Insistió que se debe cuidar que haya un voto libre y sin fraude, y subrayó que no debe haber espectáculos de acarreo, reparto de despensa o amiguismo.
 
“Cuando se está en una lucha de transformación no debe influir ni la familia. Nada de que es mi amigo, de que empezamos a luchar juntos hace 30 o 40 años, ‘sí empezamos juntos, pero tú ya te cansaste de ser como eras, ya cambiaste, podemos ser amigos pero ya no somos compañeros’. La patria es primero y los ideales”, finalizó el mandatario.