Baja California | 21 de Agosto de 2019

La directora del Inmujer en Tijuana. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 21 de agosto. – Existen 17 estados donde se ha activado la Alerta de Violencia de Género contra la Mujer y en ninguno se ha reducido el índice, afirmó la directora del Instituto de la Mujer (Inmujer) en Tijuana, Gabriela Navarro y agregó que esto se debe a que no se ha otorgado un mayor recurso federal a los estados donde se ha emitido esta alerta.

“El que la federación apruebe una Alerta de Género –dijo– implica enviar más recurso económico para la comunidad, mayores programas y esta ayuda nunca llega, por eso no está funcionando la Alerta”.

Consideró que la educación desde temprana edad es la clave para hacerle frente a los problemas de violencia, además de fomentar la cultura de la denuncia; éstos son factores que ayudan a terminar con la violencia contra la mujer.

En 2014 se intentó activar la alerta de violencia de género en Baja California, sin embargo, la Secretaría de Gobernación solo realizó 14 recomendaciones, entre las que destacó el levantamiento de un padrón con información para documentar y visibilizar la violencia.

Además de advertir sobre la falta de leyes y la ineficacia de los programas para erradicar las agresiones, feminicidios y desapariciones de mujeres en Baja California; también criticó que el estado sea una de las pocas entidades que no cuentan con una Ley de Igualdad.

Estas recomendaciones han sido acatadas en el estado, pero no es suficiente, porque “diariamente –estimó– recibimos entre 8 y 10 mujeres con algún problema de violencia”.

A ellas, añadió, “les ofrecemos ayuda psicológica, asesoría jurídica y acompañamientos a realizar alguna denuncia contra su agresor, quien en su mayoría es parte de su primer círculo, es decir, esposo, hermano, padre.”

Apenas en abril, señaló, se activó esta alerta en 50 municipios de Puebla, lo cual implica 5 acciones a realizar por parte de los municipios, como sancionar a autoridades negligentes, difundir las acciones en las principales lenguas étnicas, llevar a cabo una campaña masiva, enfocada a la prevención.

Además de asignar presupuestos necesarios, así como recursos humanos y materiales para enfrentar la problemática y establecer un programa de trabajo con medidas de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, apuntó.