Baja California | 21 de Julio de 2017

La idea es que tanto las unidades de la Ruta Troncal como el transporte tradicional cambien al nuevo combustible para reducir la contaminación ambiental. Foto especial

Por

Por 

Alberto Alfonso López Elenes, reportero

Tijuana, 21 de julio.- Esta ciudad corre el riesgo de que su transporte público se estanque 30 años usando diésel si no cambia al gas natural, advirtió el director del Centro de Innovación y Gestión Ambiental (CIGA), José Carmelo Zavala, quien consideró que hay condiciones para hacer la transición.

Durante el seminario Baja Sustentable enfocado al aire limpio y transporte público, señaló que la intención es tener aire más limpio y disminuir los emisores de contaminantes.

Zavala mencionó que existen compañías automotrices dispuestas a modificar unidades para que en vez de gasolina o diésel utilicen el gas natural, lo que facilitaría el proceso de modificación. 

Explicó que con el seminario que se llevó a cabo este viernes pretenden que las autoridades retomen el proyecto de usar unidades de SITT que operen con gas natural, tanto de la Ruta Troncal como alimentadoras, y que aparentemente por cuestiones de tiempo, para alcanzar a inaugurarla la anterior administración municipal adquirió la primera flotilla de camiones de diésel.

“Pensamos que desde que se diseñó este programa que la Ruta Troncal del SITT era el punto de quiebre para que se pudiera ofertar el gas natural vehicular”, expresó Carmelo Zavala.

Dijo que lo que ha estimulado a CIGA el retomar el tema del uso de gas natural es que se corre el riesgo de que la ciudad se encajone y que su transporte público -tanto del nuevo sistema como el tradicional- sigan usando unidades que operan con diésel hasta por 30 años, cuando ya hay condiciones de emigrar el combustible.

En cambio, cambiar al gas natural se traduciría en una disminución de emisiones al medio ambiente de hasta un 60 o 70 por ciento, “los transportistas no necesitarían ni siquiera la verificación vehicular; creo que estamos a meses de que tengamos un mercado de gas natural en Tijuana que va a mejorar la calidad del aire y la calidad de vida por mucho”.

Sobre las automotrices abundó que “la Nissan ha sido muy exitosa con las Urban para el transporte público de taxis, entonces ahora esta empresa está dispuesta a reconvertir los vehículos nuevos y los que ha vendido, y ofrecer gas natural”.

Destacó que el aumento al precio del combustible causó alza en las tarifas del transporte, lo que afectó a los transportistas y usuarios, situación que sería distinta si usaran unidades de gas natural, de ahí que calificó de importante el hecho de que se junten los actores económicos, ambientales y social para poder caminar hacia la sustentabilidad.

El gas natural podría ofrecerse en nueve pesos promedio, mucho menor al de la gasolina; “ese margen desde los nueve hasta los 17 pesos (precio de la gasolina) es de beneficio que puede ser distribuido hasta en el consumidor en la tarifa para que cueste menos; es en beneficio hasta del conductor, mejora del vehículo, vehículos nuevos y nuevos negocios” dijo Zavala.

Señaló que actualmente Tijuana cuenta con ductos de gas natural para uso industrial, con los que podría trabajarse para alimentar del servicio al transporte público.

Actualmente son pocas las ciudades que ya utilizan el gas natural, aunque en menor proporción, estas son Querétaro, Ciudad de México, Ciudad Juárez, Monterrey y próximamente Chihuana, pero un ejemplo para Tijuana del buen funcionamiento o beneficios podría toarse de San Diego y Los Ángeles, California, dijo el director de CIGA.