méxico | 21 de Junio de 2018

Tijuana es el municipio que mayor inciencia de muertes tiene; en el mes reportado contabilizó 211. Foto Alfredo Domínguez / La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada 

Ciudad de México, 21 de junio.- En mayo pasado se registró récord de homicidios dolosos en el país, el más alto desde 1997.

En ese mes fueron denunciados 2 mil 530 casos de asesinatos intencionales, esto es, 178 más que en el anterior pico, ocurrido en octubre de 2017 y 183 más que en abril.

Los 2 mil 530 episodios, registrados en conjunto por las fiscalías y procuradurías estatales, significan 2 mil 890 víctimas de asesinato.

La variación de cifras se explica porque en una misma carpeta o averiguación previa iniciada se puede incluir más de un fallecido.

En total, durante los primeros cinco meses de 2018, el número de víctimas asciende a 13 mil 298, esto es, 3 mil 055 más que en el mismo periodo del año anterior.

A nivel de expedientes, la suma de los primeros cinco meses del año es de 11 mil 437 homicidios intencionales.

El recuento mensual de asesinatos de mayo pasado es el más alto desde el inicio de este conteo, en enero de 1997.

La estadística compilada y difundida por el secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación muestra, en consecuencia, un aumento de la tasa de homicidios dolosos.

De enero a mayo la tasa es de 9.17 casos por cada 100 mil habitantes.

La más alta la tiene todavía Colima (33.17), seguida muy cerca por Baja California (29.47) y Guerrero (26.65).

La mayoría de los crímenes son cometidos por arma de fuego.

Mientras que han bajado los crímenes en Baja California Sur y Colima, que en meses recientes habían registrado niveles históricos, persisten niveles altos en casi todo el país, así como recrudecimiento en Chihuahua, Durango, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Michoacan, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco y Tamaulipas.

Igualmente el más reciente corte estadístico de incidencia delictiva señala incrementos en robos en sus distintas modalidades, cometidos con y sin el uso de violencia, así como en la violencia familiar.