cultura | 21 de Abril de 2017

Tres cuartas partes de la población lectora dice comprender todo o la mayor parte de lo que lee, mientras que 20.4 por ciento señala comprender poco o solo la mitad de su lectura. Foto Cuartoscuro

Por

Por 

Alejandro Alegría, La Jornada

Ciudad de México, 21 de abril.- De cada 100 personas sólo 45 leyeron al menos un libro durante los últimos 12 meses, mientras que el tiempo de lectura en promedio para el último año fue de 38 minutos por sesión, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con datos del Módulo de Lectura, publicado este viernes, de población que contestó la encuesta en febrero pasado, el 97.3 por ciento es alfabeta, mismo grupo poblacional (79.7 por ciento) dijo haber leído en el último año algún material considerado en el Molec, es decir, libros, revistas, periódicos, historietas o páginas de Internet, foros o blogs.

A diferencia de otros años, el Inegi no reveló el número de libros que los mexicanos leen por año (durante 2016, el promedio fue de 3.8 ejemplares anualmente, cifra inferior al resto de los países en América Latina), aunque si detalló que de la población consultada, 46.6 por ciento de las mujeres declararon que en los últimos doce meses leyeron algún libro; mientras que el promedio para los hombres disminuye 3 puntos porcentuales, lo cual significa que leen menos libros que las mujeres.

Por otra parte, tres cuartas partes de la población lectora dice comprender todo o la mayor parte de lo que lee, mientras que 20.4 por ciento señala comprender poco o solo la mitad de su lectura.

El Molec reveló que 41.2 por ciento de los lectores de libros y 63 por ciento de los lectores de revistas lo hacen por entretenimiento, mientras que el 65 por ciento de quienes prefieren la lectura de periódicos, lo hacen por cultura general.

En cuanto a lugares preferidos para leer, el primer lugar es para el domicilio, seguido del centro de trabajo o de estudio.

El Inegi destacó que pese al incremento en el uso de las tecnologías de la información, la población lectora de libros, revistas o periódicos, prefiere los formatos impresos.