Baja California | 21 de Febrero de 2019

El dictamen, que incluye varios estudios realizados por diferentes instancias, fue realizado como parte de una denuncia penal que interpusieron los vecinos afectados. Foto cortesía

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 21 de febrero.- La pérdida de capacidad de carga del suelo para sostener edificaciones y vialidades debido a las descargas directas sanitarias y residuales, fue la causa del deslizamiento de tierra y colapso de más de 150 viviendas en la colonia Lomas del Rubí, determinó un peritaje realizado por orden del Ministerio Público, en seguimiento a una denuncia penal de los afectados, por daños en propiedad ajena.

El dictamen, que se entregó este miércoles a vecinos del fraccionamiento ubicado en la delegación San Antonio de los Buenos, indica que "el condicionante más influyente que aparece en la zona de estudio con respecto a la pérdida de capacidad de carga de dicho suelo es el efecto de la presencia de agua debido a las descargas directas sanitarias y residuales, pero mayormente por las fugas antiguas y actuales en la red de drenaje sanitario que han degradado el suelo durante décadas debilitando su resistencia, provocando el colapso de talud".

Luego de que se conociera públicamente el resultado del estudio -que se llevó a cabo en nueves meses-, el director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (Cespt), Germán Lizola, convocó a una rueda de prensa en la que aseguró que la paraestatal atendió todos los reportes de fuga de agua y la red sanitaria que se le hicieron llegar, y refirió que entre 2017 y 2018 resolvió nueve casos relacionados con agua potable y 13 con el drenaje.

Lizola Márquez aseguró que hasta el mediodía de este jueves no se le había entregado el dictamen ni la PGJE le había informado sobre el resultado. Se refirió a las declaraciones periodísticas que hizo un funcionario de la Procuraduría respecto a la conclusión del peritaje y sostuvo que "la persona habla de una opinión, no de que la Cespt tiene la culpa y así es como la interpretamos".

El deslizamiento del terreno ocurrió el 2 de febrero de 2018, y de acuerdo con el Ayuntamiento local, los movimientos de tierra que realizaba la constructora Melo en el fraccionamiento aledaño Valles del Pedregal fueron la causa principal del colapso. Luego, el 15 de mayo de ese mismo año, el gobierno municipal dio a conocer un dictamen técnico en el que señaló que aun cuando las causas "fueron multifactoriales, los trabajos ejecutados y realizados por el urbanizador fueron la causa que detonó el deslizamiento".

En esa misma fecha señaló que la zona "presenta antecedentes de deslizamientos antiguos, cuyo suelo se caracteriza por no estar consolidado, por lo que registra condicionantes generales de inestabilidad con topografía accidentada, con potencial de degradación y áreas de deslizamientos en las laderas... Además se presentan condicionantes naturales hidrológicas, desde antes de los asentamientos humanos, como fugas de agua, ojos de agua, manto freático, cañadas tributarias, sin conducción de los escurrimientos captados en las cañadas colindantes y laderas, así como presencia de humedad por descargas sanitarias clandestinas".

El peritaje

El dictamen pericial reúne distintas opiniones, estudios y conclusiones de organizaciones y firmas de ingeniaría geotécnica como el Colegio de Ingenieros Civiles de Tijuana, Consultoría 3GEO, Geocim y Murotec. En todos los estudios realizados y revisados por el perito designado por la PGJE -Ramón Ayax Peña- quedó documentado "el riesgo del mal manejo de la red hidrosanitaria como causante del deslizamiento de tierra en Lomas del Rubí". 

A la fecha suman más de 150 casas colapsadas y otras en riesgo inminente, por lo que los afectos presentaron una denuncia penal contra quien resulte responsable, mientras que el Ayuntamiento local también interpuso una querella contra Grupo Melo por daños a la infraestructura municipal, independientemente de que recién ocurrido el deslizamiento ordenó a la constructora realizar trabajos de remediación para evitar que siguiera el movimiento de tierra. (con información de Ángel Ramírez)

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: