méxico | 20 de Noviembre de 2017

Miembros de organizaciones civiles y familiares de víctimas de feminicidio durante una protesta afuera del palacio municipal de Chimalhuacán, Edomex, el 25 de julio de 2014. Foto Cuartoscuro

Por

Por 

Israel Dávila, La Jornada

Toluca, 20 de noviembre.- Maribel, una chica de 18 años, estudiante de la Facultad de Enfermería de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) salió el pasado jueves de su casa para dirigirse, como cada mañana a su escuela. Abordó un taxi colectivo San Martín Coapaxtongo, en el municipio de Tenancingo, con dirección a la capital mexiquense, pero ya no se supo más de ella.

Por la noche de ese día, su familia reportó la desaparición. Hora más tarde, la Fiscalía General de Justicia de la entidad activó la alerta amber y el cartel correspondiente solicitando apoyo para su localización. Este domingo su cadáver, con signos de tortura, fue localizado muy cerca de dónde habría tomado el taxi.

Su familia exige justicia. Desde el sábado, horas antes de que fuera localizado su cuerpo en el paraje de El Columpio, en Tenancingo, sus amigos y parientes cerraron la carretera a Toluca para presionar a las autoridades y dieran un avance de la búsqueda de la joven.

Ahora, claman por justicia y castigo para el o los responsables de la muerte de la muchacha.

Hasta el 30 de septiembre de este año, más de 250 mujeres en el estado de México habían muerto de forma violenta en la entidad. Solo 49 casos han sido catalogados como feminicidio por las autoridades, y el resto se consideró como homicidio doloso, pues no se cumplieron las características para tipificarlos dentro del primer delito.