Baja California | 20 de Septiembre de 2019

 Teresa Perfecto, nacida en Tijuana, se graduó de la universidad a los 73 años.
Teresa Perfecto, nacida en Tijuana, se graduó de la universidad a los 73 años. Foto Ernesto Eslava

Por

Por 

Ernesto Eslava

Tijuana, 20 de septiembre .- Teresa Perfecto, nacida en Tijuana, se graduó de la universidad a los 73 años. Sus padres le impidieron estudiar en su infancia. Hoy con el apoyo de sus cuatro hijos y nueve nietos, encontró la inspiración y fortaleza para tener el título de licenciada en Lengua y Literatura Hispanoamericana luego de cinco años de carrera en la Universidad Autónoma de Baja California campus Tijuana.

La licenciada lleva 19 años estudiando, todos sus estudios los hizo en modalidades para adultos, la mayoría sin ayuda. La preparatoria fue donde más se demoró.

“Desde mi anhelo por entrar a la universidad hasta que empecé desde el año 2000, duré casi 10 años con la prepa abierta porque yo quería saber todo, como filosofía e inglés y cada 3 o 6 meses presentaba exámenes”, comentó Teresa que mientras busca una maestría en historia, avanza con su primera obra: Mis días en la Universidad.

La vida académica tiene “mucho suspenso y un poco de terror. Los exámenes, había unos exámenes o clases que desde que entraba al salón me dolía la cabeza porque pensaba que me querían reprobar”, dijo. “Mi vida cotidiana siempre fue correr porque las clases eran en la mañana en la tarde y tenía que correr y pues llevaba mis 6 clases y cuidaba a mis nietos y en la noche era hacer tareas”, recordó.

“En el primer semestre me quise salir porque todo lo tenía que mandar por plataforma y por correo electrónico y batallé mucho con la computadora, aunque todo reto siempre lo enfrento, ese me impuso y me di de baja, pero el coordinador me convenció. Mis hijos fueron los que me ayudaron con la tecnología”, recuerda Teresa.

“La que más me gustó fue la clase de mini ficción con el maestro Víctor Soto”, dice Teresa que hubo de todo en la universidad y también enfrentó el rechazo: “siempre hay de todo, algunos me menosprecian y me dejaban sin grupo o equipo pero conforme me conocieron me ayudaron”, dijo.

“Yo pienso que si me quedaba viendo la televisión ya me hubiera muerto y la juventud de aquí se contagia”, reflexionó Teresa al recordar que este 20 de septiembre es el día que había esperado toda su vida y que luego de la ceremonia, abrazos, besos y al quitarse el birrete, un vino tinto la esperaba para celebrar durante una cena en familia.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?