cultura | 20 de Septiembre de 2018

Aseguraron que la declaratoria de emergencia permitirá analizar cuanto antes el estado de los productos pesqueros para que puedan ser comercializados sin problema. Foto René Alberto López

Por

Por 

René Alberto López / La Jornada
Villahermosa, Tab. 20 de septiembre.- El gobierno de Tabasco emitió una declaratoria de emergencia para hacer frente a los fenómenos hidrometeorológicos y sanitario-ecológicos que causaron mortandad de manatíes y otras especies en los municipios de Macuspana, Jonuta y Centla, que conforman la región de Los Bitzales.

Desde mediados de mayo pasado, pobladores han hallado 44 manatíes muertos, además de ejemplares de peces y otras especies en los cuerpos de agua de las localidades mencionadas, lo que llevó a las autoridades de Campeche a imponer un cerco sanitario para evitar la entrada de productos pesqueros de Tabasco, lo que afecta a más de 8 mil pescadores tabasqueños de 100 cooperativas.

Las autoridades tabasqueñas aseguraron que la declaratoria de emergencia permitirá analizar cuanto antes el estado de los productos pesqueros para que puedan ser comercializados sin problema.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que una hipótesis señala que la mortandad de manatíes fue causada por ‘‘ciertas algas tóxicas’’ y descartó que obedezca a la contaminación provocada por la actividad petrolera.

El acuerdo, publicado en el suplemento 7933 del Periódico Oficial, del 15 de septiembre de 2018, permitirá que el Ejecutivo estatal se coordine con los ayuntamientos y autoridades federales, y que se usen inmuebles y espacios públicos como centros de acopio de víveres, medicamentos y enseres para distribuirlos entre los afectados por la contingencia.

En la segunda quincena de mayo se empezaron a recibir en oficinas de los gobiernos federal, estatal y municipal reportes de vecinos de comunidades de los municipios de Centla, Macuspana y Jonuta de que en diferentes cuerpos de agua, entre ellos los pantanos de la reserva de Centla y las cuencas de los ríos Bitzal y Maluco se encontraron restos de manatíes (Trichechus manatus), así como de peces y reptiles.

‘‘Posteriormente se empezaron a recibir quejas y noticias de afectaciones de diversa índole a la salud de pobladores de esas zonas’’, abunda el documento.

‘‘De inmediato, las dependencias de salud y protección al medio ambiente del gobierno del estado, con apoyo de la Comisión Nacional del Agua, la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente y Petróleos Mexicanos, lo mismo que instituciones de educación superior, realizaron estudios para determinar las causas’’; sin embargo, de acuerdo con las autoridades, hasta la fecha no existe un resultado concluyente que explique dichos fenómenos.