méxico | 20 de Julio de 2019

Hoy, en el Hospital Rural Axtlán de Terrazas. Foto Cortesía

Por

Por 

Alma E. Muñoz / La Jornada

Axtla de Terrazas, SLP, 20 de julio.- Tras irrupción de un grupo al Hotel Valles, anoche, cuando se disponía a pernoctar, en esta localidad de San Luis Potosí, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que fue obra de provocadores que “no debían meterse con mi intimidad”.

Afirmó que “si lo hicieron de buena fe, si fueron manipulados y no era su intención, deben de tener vergüenza por lo que hicieron, porque yo no le hago mal a nadie. El que lucha por la justicia no tiene nada qué temer”, dijo, tras recorrer las instalaciones del Hospital Rural Axtlán de Terrazas.

Cuando explicaba que como presidente ya no está rodeado de guardaespaldas –porque ya desapareció el Estado Mayor Presidencial–, el mandatario recordó:

“Ayer que llegué a dormir a Valles, me mandaron un grupo para provocar. Que se meten al hotel, y querían hasta meterse en la habitación, provocando.

“Les dije aquí estoy. Me bajé. No traigo guardaespaldas. No tengo yo por qué protegerme con nadie. Ustedes son unos provocadores, no respetan. O sea, ya vengo a descansar”.

Agregó que “no debían de meterse en mi intimidad, yo no voy a meterme a la casa de ustedes. Si alguien llega y se meten a nuestra casa están invadiendo nuestra intimidad, pero eran provocadores de un problema que tienen en Valles, del agua. Están agarrados ahí y alguien montó esa provocación”.

Señaló que no por eso va a rodearse guardaespaldas porque “no tendría yo comunicación con la gente. Ya esos ocho mil elementos del Estado Mayor (Presidencial) pasaron a la Secretaría de la Defensa para cuidar al pueblo, a la Guardia Nacional. Al presidente lo cuida la gente”.

Los manifestantes trabajan para la Dirección de Alcantarillado y Agua Potable de San Luis Potosí, y están en paro. Durante la noche, cuando ocurrió el incidente, el presidente les dijo: “No merezco este trato” y “no me voy a dejar intimidar”.

Una mujer se había arrojado a sus pies y los aproximadamente 60  manifestantes rechazaron la sugerencia del López Obrador, respecto a tratar el tema en el primer acto de su gira, este sábado, en el municipio de Tamuín, insistió en que esas no eran las formas. "Así no es", les dijo.

Finalmente, el grupo de quejosos se retiró del hotel, alrededor de las diez de la noche.

La mañana de hoy, cuando arribó al muncipio de Axtla de Terrazas, al ser cuestionado sobre lo ocurrido la noche del viernes, el presidente simplemente rió y dijo "no pasa nada”.