méxico | 20 de Junio de 2019

Imagen de la refinería Francisco I. Madero en el estado de Tamaulipas. Foto tomada de @Pemex

Por

Por 

Angélica Enciso L. / La Jornada
Villahermosa, 20 de junio.- Entre los impactos ambientales que habrá con la refinería de Dos Bocas, en el municipio de Paraíso, Tabasco, están que la calidad del agua bajará y al mismo tiempo crecerá la demanda, además de que disminuirá la superficie de manglar y crecerá la contaminación del aire.

En la manifestación de impacto ambiental del proyecto, Petróleos Mexicanos (Pemex) asegura que todo esto se “estabilizará” con las medidas de mitigación que plantea y reconoce que el estado es vulnerable al cambio climático: se presentan cada año en la costa en promedio entre uno y tres huracanes o tormentas tropicales.

Esto señala la paraestatal en el documento enviado a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente para su evaluación y aprobación. Este proceso se llevará unos 60 días o más si la dependencia requiere información adicional.

En la versión pública que se divulgó, Pemex ocultó la información referente a las emisiones de gases de efecto invernadero que generaría, las especies de fauna en riesgo y la cantidad de aguas residuales que se producirán. Lo anterior, debido a que en el documento gran parte de esta información aparece sombreada. Además, se contradice en lo referente al manglar, ya que por un lado dice que hay afectaciones, pero también señala que no se vulnerará esta vegetación,

Con la puesta en marcha del proyecto se espera que se eleven las emisiones de contaminantes, por la construcción y operación de la refinería, así como por las actividades de la provisión de servicios y productos.

Advierte que las emisiones durante al menos 20 años serán permanentes. Precisa que debido a que en la operación de la refinería se utilizará gas natural, sus emisiones a la atmosfera serán menores en comparación a otras instalaciones de este tipo con capacidad similar que utilizan combustóleo para alimentar a sus procesos.

El documento realizado por el Instituto Mexicano del Petróleo, por encargo de Pemex, reconoce que los principales efectos del cambio climático en la entidad son lluvias más intensas y frecuentes con inundaciones, sequias prolongadas con aumento de la temperatura, elevación del nivel del mar e incremento de la salinización. Refiere que esta información se debe considerar para tomar medidas de planeación, así́ como acciones para disminuir el impacto del proyecto en las etapas de desarrollo y operación.

“Tabasco es un estado con grandes extensiones inundables, ha sido históricamente una de las regiones que ha sufrido más daños a consecuencia de fenómenos hidrometeorológicos”. En el documento se menciona la inundación de octubre de 2007, que afectó 17 municipios y cerca de 62 por ciento del territorio quedó cubierto por el agua.

Sostiene que de acuerdo con los elementos biológicos que caracterizan el área, “se puede afirmar que la ejecución de las obras y actividades que contempla el proyecto no representan un factor de cambio relevante debido a que las características del ecosistema ya han sido modificadas radicalmente con anterioridad”.