Baja California | 20 de Junio de 2018

Cuando intentó hablar, la jueza lo interrumpió para que no siguiera Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento /corresponsal

Mexicali, 20 de junio.- Minutos antes de terminar la audiencia de vinculación a proceso, Luis Alberto Aguirre, imputado por el delito de violación equiparada, quiso hablar sobre la acusación en su contra, pero fue interrumpido por la jueza que segundos antes le preguntó si tenía algo que decir.

“Hay una cosa que no reconozco de todo lo que me dijo usted su señoría. Acepto lo que me dijo, lo único que no reconozco es lo que me está imputando de la agresión usted, y el día que el niño fue llevado conmigo…”, dijo el detenido antes de ser interrumpido por la jueza.

Al interrumpirlo, la jueza Manuela Guillermina Cuevas Tapia dijo al detenido: “haber, ¿ya comentó con su abogado lo que va a declarar?”, por lo que el imputado consultó con su abogado de oficio, y lo persuadió para quedarse callado.

La audiencia de vinculación a proceso tuvo una duración de una hora, los señalamientos de la fiscal no fueron rebatidos por el abogado defensor y tampoco hubo argumento a favor de la persona que está acusado de violación en perjuicio de un niño de nueve años.

La agente del ministerio público relató la denuncia de localización presentada el pasado 10 de junio por la madre del menor, un día después de que el detenido raptó al niño. En el relato de denuncia, la mujer dijo a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que el sábado 9 de junio a las 8 de la mañana el niño salió de su domicilio  para acompañar al vecino Luis Alvarado, nombre con el que conocían al hoy imputado.

Irían a recoger un carro pues el acusado se dedica a desmantelar automóviles, según le comentaron a la madre del niño. Dos horas después regresó a la casa materna con unos tacos, y dijo que iría otra vez con Luis, a lo que la madre accedió.

El niño de nueve años se retiró a bordo de una cuatrimoto pequeña siguiendo el pick up blanco manejado por el acusado. Ni el niño ni el vecino regresaron. La señora no supo más de su hijo hasta las 11 de la mañana del miércoles 13 de junio, cuando recibió una llamada del niño pidiéndole borrar las publicaciones de Facebook solicitando ayuda para localizarlo, a cambio de lo cual volvería a casa; la madre pidió hablar con el adulto pero colgó la llamada.

La tarde de ese mismo día los agentes ministeriales le llamaron a la señora para decirle que lo habían encontrado en Tijuana. Al preguntarle por qué se había ido con Luis, el niño respondió que porque el sujeto le compraba muchas cosas, incluyendo la moto que le regaló.

El niño dijo a su madre que el acusado lo había lastimado sexualmente y estalló en llanto. La agresión ocurrió muchas veces aunque el menor explicó que recordaba dos, una después del día de las madres y otra un domingo antes de su cumpleaños.

Los médicos peritos de la PGJE constataron que el menor fue agredido sexualmente. Ante los peritos psicólogos el menor detalló la relación laboral y de amistad que sostenía con el imputado. También que el hombre lo había ultrajado.

Los antecedentes de Luis Alberto Aguirre Castellanos refieren que el 24 de mayo de 2005 fue detenido por raptar y violar a otro niño de 11 años, delito por el que fue encontrado culpable y sentenciado a 16 años de prisión.

Por remisión parcial de la pena recuperó la libertad el 19 de diciembre de 2017.

La jueza Cuevas Tapia dictó la vinculación a proceso por el probable delito de violación equiparada en perjuicio del niño, por lo que dio un plazo de tres meses para que el ministerio público concluya la investigación.