cultura | 20 de Mayo de 2019

La serie Game of Thrones llegó a su fin luego de ocho temporadas y 73 capítulos. Foto tomada de @GameOfThrones

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 20 de mayo.- Luego de ocho temporadas y 73 episodios, la multipremiada serie de HBO, Game of Thrones, ha llegado a su fin; con ello la cadena de televisión estadounidense cierra un ciclo que le dejó millones de subscriptores en el mundo y 47 premios Emmys.  

Millones de fanáticos alrededor del mundo sintonizaron ayer el canal de HBO para mirar el último capítulo de la serie basada en los libros de George R. R. Martin; las opiniones en redes sociales sobre lo ocurrido en el final de la saga fueron distintas, para algunos fue un cierre justo mientras que, para otros fue totalmente decepcionante.  

Game of Thrones representa un antes y un después en la producción de series televisivas, ya que tan solo en la séptima temporada registró alrededor de 10 millones de espectadores por capitulo en Estados Unidos; una cifra sin precedentes para la televisión.  

La producción televisiva también ha roto récords en cuanto a la obtención de premios, ya que registra 47 premios Emmys, cifra que la convierte en la serie con la mayor cantidad de galardones de este tipo en la historia.  

Otro aspecto a resaltar de la serie realizada por David Benioff y D.B. Weiss es el alto presupuesto con el que contó la última temporada, donde se estima que para cada capítulo fueron invertidos alrededor de 15 millones de dólares.  

Mucho se especuló sobre esta última temporada, ya que al principio de la serie los guionistas, entre los que se encontraban Benioff y Weiss eran asesorados por Martin, el escritor de los libros en los que está basada la serie, pero estos aún no están terminados, por lo que la historia original tampoco cuenta con un final.  

Por ello, los escritores y realizadores tuvieron que trabajar en una especie de final para televisión, algo que podría distar mucho del final que tendrá Game of Thrones en los libros.  

La serie Game of Thrones no solamente ha dejado dinero para los productores de televisión, sino que se ha transformado en una importante fuente de ingresos turísticos para las ciudades donde fueron grabadas las escenas.  

Muestra de ello es que la organización gubernamental británica Northern Ireland Screen Agency ayudó a financiar la serie, debido a los beneficios económicos que trae el turismo de este tipo.