espectáculos | 20 de Abril de 2017

Tchai participará en el primer Festival Universitario por la Paz. Foto cortesía de la artista

Por

Por 

Meli Vera

Ciudad de México, 20 de abril.- Abandonar el ballet y adentrarse en el universo de la música, colgar el tutú y cargar con la guitarra. Este fue el proceso de catarsis que la cantautora española Marta Tchai experimentó para descubrir su verdadera pasión.

Al margen de lo clásico y el pop con toque sicodélico y la alucinante distorsión de las guitarras, Tchai enfrentó el reto de lanzar cuatro álbumes en corto tiempo. “Me gusta mucho lo que hago… Es como cuando te enamoras: al principio todo es increíble, luego hay cosas que no son fáciles, pero como todo lo bueno es incómodo, lo disfruto”, dijo a La Jornada.

Antes de reflejar en sus canciones de pop-folk una fuerte carga emocional en movimiento, sus energías estaban volcadas en el ballet. "Quería dedicarme a ello, pero cuando finalmente estuve en el Balletto del Teatro di Torino, de alguna manera me decepcioné un poco de lo que era la vida de bailarina e hice un cambio".

Luego de una lesión de tobillo, "empecé a dar clases de ballet, tomé cursos de interpretación y me sentí más realizada".

Gracias a una obra de teatro y una guitarra su vida cambió por completo: “Ahí fue donde ya supe qué quería… dejar salir las palabras; había escrito poemas y pensé que la mejor manera de compartirlos era con música, y aquí estoy”.

Sobre su inclinación a escribir, comentó que "la poesía lo une todo, está en todos lados si uno la quiere ver. Desde bailar hasta ir por un café".

Tchai señaló que nunca le ha preocupado definir su música; “de hecho, prefiero huir de las etiquetas. Me gusta explorar. La inspiración me viene de mi vida, eso que sucede es lo que me mueve e intento que sea algo catártico y universal para que las personas hagan suyas las letras… las canciones andan por ahí y de pronto te pillan”.

Sobre el valor sólido que da al papel de la mujer frente a la sociedad, se considera “profundamente feminista. Una mujer libre está mal vista; todavía hay muchas mujeres y hombres muy machistas y creo que debemos cambiar eso entre todos.

“En el escenario quiero inspirar a muchas mujeres a empoderarse, y pese a que no escribo canción de protesta, la letra de La Cabaretera sí tiene el mensaje de la reivindicación.”

Agregó que trabajar desde lo independiente "tiene sus cosas buenas y otras no tanto. Eres muy libre artísticamente, pero los apoyos son menos y se vuelve un poquito más difícil".

Al hablar sobre su más reciente sencillo México, el cual promueve, dijo que "no va sobre el país. Lo escribí por un chico mexicano que vivió en Madrid".

En su segunda visita al país, la emotiva y electrizante cantautora se presentará en el Primer Festival Universitario por la Paz de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) del 20 al 22 de abril, donde además estrenará banda mexicana.