méxico | 20 de Abril de 2017

La falta de equidad en el sistema educativo aún es evidente en el acceso, permanencia y calidad de los aprendizajes que pueden alcanzar los niños y adolescentes, revela el estudio. Foto Jair Cabrera

Por

Por 

Laura Poy Solano

Ciudad de México, 20 de abril.- El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) detectó que de 2014 a 2016 sólo la mitad de los profesores principiantes tuvo acceso al apoyo de tutorías, estrategia que, pese a ser prioritaria para la implementación de la reforma educativa, enfrentó diversos obstáculos, entre ellos falta de planeación en las condiciones mínimas de implementación, baja tasa de respuesta de docentes experimentados para realizar labores de tutor e, incluso, resistencia y una escasa motivación para cumplir con la norma en los estados.

En el documento La educación obligatoria en México: informe 2017, entregado ante la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados, destaca que si bien en el ciclo escolar 2014-2015, 59 por ciento de los docentes principiantes tuvieron tutor asignado, sólo 47 por ciento reportó haber tenido al menos una sesión de asesoría; en el ciclo 2015-2016, pese a que 66 por ciento de los maestros de nuevo ingreso tuvo un guía, únicamente 55 por ciento concretó una sesión de tutoría.

El organismo alertó que a los desafíos de brindar un aprendizaje de calidad en la formación obligatoria se suma el combate a la deserción, pese a la implementación de una política pública para frenar el abandono escolar en la educación media superior, pues se incremento la cobertura, al pasar de 67 a 73.2 por ciento de los jóvenes en edad de cursar su bachillerato, en los pasados seis ciclos escolares la deserción permaneció "por encima de los 600 mil jóvenes" que cada año abandonan las aulas.

Falta de equidad

La falta de equidad en el sistema educativo, revela el informe, aún es evidente en el acceso, permanencia y calidad de los aprendizajes que puede alcanzar los niños y adolescentes discapacitados.

Se estima que enfrentan una tasa de analfabetismo de 23.8 por ciento, es decir, cinco veces superior a la media nacional (de 4.7 por ciento), mientras su escolaridad promedio es de 5.1 años, frente a 9.2 años de la población nacional.

Al respecto, el INEE destaca que el promedio de escolaridad en el país sólo se incrementó en 3.2 grados en los pasados 30 años, lo que la ubica con una media máxima de secundaria.

Los menores indígenas, subraya el informe presentado por la presidenta del INEE, Sylvia Schmelkes del Valle, ante sólo cinco de los legisladores integrantes de la Comisión de Educación Pública en San Lázaro, tampoco han alcanzado un acceso pleno a su derecho a la educación, pues enfatizó que al menos 23 por ciento no asiste a la escuela y más de 80 por ciento de los alumnos indígenas están por debajo del nivel básico.

En cuanto a la evaluación de políticas públicas, el informe destaca que de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Tutoría en Educación Básica y Media Superior, que se aplicó a 30 entidades del país –a excepción de Chiapas y Oaxaca– al concluir el ciclo escolar 2015-2016 se detectó que los primeros dos años de implementación de la estrategia para garantizar que cada docente principiante cuenten con un tutor, como marca la Ley General del Servicio Profesional Docente, ha enfrentado dificultades.

Entre ellas destaca que se centró en un tipo de intervención, no se planteó la diversidad de escuelas en que operaría, se careció de definición de procesos fundamentales, como el seguimiento, e incluso, hubo dificultad para empatar tutores y tutorados.

Reacciones negativas

También se generaron reacciones negativas, como la percepción en los estados de la aplicación de una relación "impositiva y vertical", el cumplimiento de los objetivos dependió mucho de la experiencia, motivación y capacidades institucionales instaladas en cada estructura que de la propia definición normativa, pues tampoco hubo claridad en el diseño de los procesos y en las atribuciones de los actores, además de que se aplicaron una gran cantidad de cambios y modificaciones durante su puesta en marcha.

El INEE señaló que no sólo hubo una falta de seguimiento y capacidad de respuesta de las autoridades educativas federales y locales, se detectó que sólo 32 por ciento de los tutores encuestados recibió el incentivo económico por dicha labor en el ciclo escolar 2015-2016. A esto se suma que hubo una alta movilidad en las escuelas de los profesores de nuevo ingreso, pues 46 por ciento cambio de institución al menos una vez entre 2014 y 2016.