deportes | 20 de Abril de 2017

Radamel Falcao y Kylian Mbappé durante el partido de vuelta de cuartos de final de la Champions celebrado ayer. Foto Agencias

Por

Por 

Agencias

Madrid/Montecarlo, 20 de abril.- Noventa goles en 32 partidos de Liga, 21 en los 10 de la Champions, seis al Manchester City de Josep Guardiola en octavos y otros seis al Borussia Dortmund en cuartos. Si hay algo que sabe hacer bien el Mónaco es sacudir las redes.

El equipo del Principado es la gran sensación de la temporada en el futbol europeo. Mañana estará en el sorteo de las semifinales de la Liga de Campeones junto a Real Madrid, Atlético de Madrid y Juventus de Turín. Y llegó a la ronda de los cuatro mejores a puro gol.

"Nadie esperaba que llegáramos hasta esta instancia", afirmó el delantero colombiano Radamel Falcao, que a sus 31 años está viviendo una segunda juventud en la Costa Azul. "Estamos entre los cuatro mejores de Europa y todo es posible en el futbol, hay que seguir creyendo", añadió el miércoles por la noche a la radio española Cadena Cope.

Falcao fue autor de uno de los tres tantos con los que el Mónaco derrotó 3-1 al Dortmund en el Stade Louis II para avanzar por cuarta vez en su historia a las semifinales de la Champions.

"Este equipo es increíble", escribió hoy el diario francés L'Equipe sobre el conjunto dirigido por Leonardo Jardim, un grupo de jóvenes talentos que tienen desparpajo a borbotones.

Sólo tres jugadores del once titular, Falcao, el portero Daniel Subasic (31) y el central Kamil Glik (29) superan los 24 años. El resto son todos jóvenes hambrientos con Kylian Mbappé, el jugador de moda en Europa, a la cabeza.

"Somos un grupo de amigos que conseguimos disfrutar en el terreno de juego", asegura Mbappé, de 18 años. Descaro, agilidad, velocidad y gol, mucho gol, es lo que define al potente delantero del Mónaco.

"Es un jugador muy inteligente", lo alaba Falcao, su compañero en la dupla de ataque. "Tiene una gran categoría a pesar de su juventud y sabe leer los partidos incluso en este nivel".

Los periódicos L'Equipe y Le Monde calificaron hace unas semanas al Mónaco como "una máquina de hacer goles". Y los cuartos de la Champions volvieron a demostrarlo: victoria por 3-2 en Dortmund y otro 3-1 en Montecarlo en la vuelta.

En la Liga francesa, donde es líder a falta de pocas jornadas, tiene una media de 2.8 goles por partido, mientras que en Champions esos datos bajan un poco, hasta los 2.1 por encuentro.

Del resto de semifinalistas, sólo el Real Madrid cuenta con un promedio mejor en la máxima competición europea, pues acumula 28 dianas en 10 partidos.

Pero el Mónaco es bastante más que ataque. Tiene una buena defensa comandada por Glik, mientras que Fabinho y Tiémoué Bakayoko manejan el medio del campo a su antojo pese a sus 23 y 22 años, respectivamente. "Fabinho es el mejor centrocampista de Europa", señaló recientemente Jardim.

El Mónaco vivió un viaje de fábula en los últimos años. En 2011 descendió a la segunda división de futbol francés tras 34 años de forma ininterrumpida en la máxima categoría.

Poco después, el magnate ruso Dmitry Rybolovlev compró el club y empezó a inyectarle dinero. El equipo regresó a la Ligue 1 en 2013 y ahora pelea por su primer título local desde 2000. Y por su primera Champions.

Sondeo

¿La polémica generada por la salida de Margarita Zavala del PAN influirá en el resultado de las elecciones de 2018?