méxico | 20 de Marzo de 2019

Sánchez Cordero y el subprocurador de los Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, entregaron a las familias réplicas de una placa que se develó al final del acto. Foto Cristina Ramirez / archivo La Jornada
Monterrey, NL., 20 de marzo de 2019. Se acabaron nueve años de calumnias y de mentiras, dijo Rosa Elvia Mercado Alonso después de escuchar decir a Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación: "Les ofrezco una disculpa pública por el daño a la imagen, el honor y la buena fama de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco (Arredondo Verdugo)", los alumnos de excelencia asesinados por militares el 19 de marzo de 2010.
 
La madrugada de aquel día, en el contexto de "la guerra" iniciada contra el crimen organizado por el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa, el hijo de Rosa Elvia, Jorge Antonio, y su amigo Javier Francisco, estudiantes de posgrado, salieron de la biblioteca a buscar comida justo cuando sobre la avenida Eugenio Garza Sada se desarrollaba un enfrentamiento entre militares del grupo Néctar Urbano 4 de la IV Región Militar y delincuentes que para escapar hicieron uso de fusiles de asalto y granadas e ingresaron al campus Monterrey del Tecnológico.

Jorge y Javier cayeron abatidos por las balas de los militares quienes los confundieron con pistoleros y, para tratar de encubrir su error, les colocaron armas, escondieron sus identificaciones y consignaron en el parte oficial que eran dos sicarios. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en una emotiva ceremonia realizada en el auditorio Luis Elizondo del Tecnológico de Monterrey, ofreció a los cuatro padres y familiares de los dos jóvenes acribillados una disculpa pública del Gobierno Federal, a 400 metros de donde fueron abatidos.

“Señora Rosa Elvia Mercado Alonso, señor Lorenzo Joel Medina Salazar, señora Haydée Verdugo Villalobos y señor Aurelio Javier Arredondo Rodríguez: a nombre del Estado mexicano les ofrezco una disculpa pública por la violación a los derechos en el contexto del uso excesivo de la fuerza por el que fueron privados de la vida sus hijos Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, por los elementos del Ejército.

Les ofrezco una disculpa pública por el daño a la imagen, el honor y la buena fama de Jorge Antonio y Javier Francisco, derivadas de las falsas imputaciones por autoridades del Estado mexicano, por la alteración de la escena de los hechos. Quiero decirlo de manera clara y tajante, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo eran estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no sicarios, expresó Sánchez Cordero.

Sánchez Cordero y el subprocurador de los Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, entregaron a las familias réplicas de una placa que se develó al final del acto.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?