Baja California | 20 de Marzo de 2017

Foto especial

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 20 de marzo.- El municipio va a licitar la instalación y el mantenimiento de las luminarias que requiere la ciudad para solucionar su problema de alumbrado público, informó el alcalde Juan Manuel Gastélum, quien dijo que se atenderá el tema de manera integral, es decir, las empresas que ganen la licitación no sólo las instalaran sino que deberán mantenerlas funcionando.

“La licitación que está por salir, ofrecerá una solución integral debido a que la poliza no sólo establecerá la adquisición e instalación de luminarias, sino también su mantenimiento, pues en anteriores administraciones se ha acordado con las empresas que participan, sólo la compra e instalación de las lámparas, pero el mantenimiento se deja a un lado y queda a cargo del ayuntamiento, por lo que ahora se exigirá que contemple la parte del mantenimiento”.

Gastélum dijo también, durante una reunión con el grupo Unidos por Tijuana que encabeza Carlos Jiménez, que al final de mes se dará a conocer el plan de desarrollo municipal 2017-2019.

El alcalde no dijo si ya se resolvió el tema del fraude cometido por la empresa Sola Basic, quien nunca instaló las luminarias que cobro durante la administración de Carlos Bustamante. Su sucesor, Jorge Astiazarán Orcí, intentó pasar la factura a los ciudadanos en el recibo de luz con un incremento al impuesto en el servicio. La ventaja que veía era que “no le costaría al municipio”.

Astiazarán atrajo la atención en los últimos días de su administración porque no solo dejó sin efecto la aplicación de sanciones administrativas para una empresa que incumplió con la sustitución de luminarias durante el gobierno de su antecesor, el también priísta Carlos Bustamante, sino que anunció su Programa de Emergencia para la Prestación Sustentable y Efectiva del Servicio de Alumbrado Público, a solventarse con el pago obligatorio de los usuarios del servicio de energía eléctrica, mediante las oficinas recaudadoras de la CFE.

Su propuesta era que el proyecto costaría 600 millones de pesos, pero la recaudación durante los 10 años del contrato alcanzaría 960 millones de pesos por el pago de 500 mil cuentas en promedio que existen en Tijuana, los cuales se irían a las arcas de la empresa que obtuviera la licitación del servicio.

Luminarias extraviadas

La historia de cómo las últimas administraciones intentaron alumbrar Tijuana es bastante turbia. El síndico social de la pasada administración Bernabé Esquer, cuestionó en su momento la pérdida de más de 43 mil luminarias que servían.

¿Dónde están? Esquer se refirió a 43 mil 275 focos, balastros y fotoceldas que desaparecieron del inventario municipal ya que, de acuerdo con el acta de entrega- recepción del gobierno de Bustamante, fueron sustituidos por luminarias para entregarse a las delegaciones municipales, pero nunca “llegaron a su destino” o se canalizaron a un fin distinto al uso público, por lo que se presumen conductas irregulares.

El alcalde Carlos Bustamante (2010-2013) firmó el 29 de noviembre de 2011 el contrato LIC-TIJ- LUM-001- 2011 con la empresa Sola Basic para la modernización del alumbrado público, a partir de la renta de 63 mil 400 luminarias con aditivos metálicos, inducción magnética y led. También firmó este contrato Rufo Ibarra Batista, actual delegado federal de la Secretaría de Economía (SE), quien fungía como secretario de administración y finanzas.

El costo del servicio se fijó en 145 millones 950 mil pesos, a cubrirse en 26 pagos mensuales. La fecha de instalación sería en noviembre de 2013 y la puesta en funcionamiento 30 días después del primer pago y firma del contrato. La empresa, propiedad de Jaime Catán –reconocido integrante de la comunidad judía de México, según una fuente consultada–, presentó una fianza de garantía por el 10 por ciento del monto total del servicio y se comprometió a hacer un diagnóstico de la situación del alumbrado tijuanense.

Existieron dos adendas al documento original, donde se aplazaba la entrega de materiales y se incluía la opción de compra de las luminarias por parte del ayuntamiento.

Jugada perfecta

Una operación insólita en la historia de la administración pública de México fue el pago anticipado de 141 millones 187 mil 578 pesos, de acuerdo con el recibo de “arrendamiento puro” de los bienes para el Proyecto de Modernización del Alumbrado Público, del 19 de diciembre de 2011. Ese pago representó 97 por ciento del precio del contrato.

De acuerdo con el documento, quedó pendiente el pago por 3 millones 242 mil 938 pesos, correspondiente a la renta de noviembre de 2013. La negativa a cumplir con ese pago generó que no se aplicara la fianza y que el ayuntamiento de Astiazarán iniciara un procedimiento administrativo por incumplimiento de contrato.

Cuando estaba por dejar la administración, Astiazarán presentó ante el cabildo el proyecto de acuerdo relativo a la ratificación del Programa de Emergencia para la Prestación Sustentable y Efectiva del Servicio de Alumbrado Público (Pepsesap), donde afirmó que el contrato con Sola Basic careció de estudios sobre voltaje de operación de luminarias y de un diseño de iluminación acorde a las principales vialidades y colonias, sacrificó niveles de iluminación, contó con una tecnología de baja eficiencia, incumplió con garantías para reconocer ahorros ante la CFE, además de que solo consideraba la instalación parcial de luminarias y fotoceldas nuevas.

Nadie fue enjuiciado por este daño al erario. Habrá que ver cuál es el proyecto de Gastélum.

(Con información de Antonio Heras/La Jornada Baja California).

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?