Baja California | 20 de Marzo de 2015

Jornaleros de San Quintín se manifiestan para exigir sus derechos laborales Foto Edgar Lima

Por

Por 

Javier Cruz Aguirre

San Quintín, Ensenada, 20 de marzo.- La Alianza de Organizaciones Nacionales, Estatales y Municipales por la Justicia Social del valle de San Quintín anunció el logro de dos de sus principales demandas en la mesa de negociación con empresarios agrícolas y autoridades de los tres niveles de gobierno: la afiliación de miles de trabajadores del campo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la libertad de firmar convenios laborales con los ranchos hortícolas.

Asimismo anunció que la organización ya emprendió la creación de un sindicato independiente de trabajadores del campo que permitirá liberar del “yugo político” priista a 80 mil jornaleros de Baja California que manifestaron su repudio y desconocimiento a tres de las principales organizaciones corporativas del Partido Revolucionario Institucional: la CTM, la CROM y la CROC.

Al término de una intensa jornada de negociación en esta localidad, los representantes de la asociación que logró paralizar por tercer día consecutivo al 95 por ciento de los campos hortícolas ubicados en una extensión territorial de 130 kilómetros entre Eréndira y Nueva Odisea, criticaron a las autoridades estatales por lo que calificaron falta de seriedad en la presentación oportuna de sus propuestas a los dueños de los ranchos.

“La Secretaría del Trabajo del gobierno del estado, el propio gobernador (Francisco Vega de Lamadrid) son los responsables de poner en riesgo las negociaciones porque no entregaron a tiempo nuestro pliego de peticiones a los empresarios, que apenas esta noche van a conocerlas para darnos respuestas serias y adquirir compromisos”, dijo el jueves Fidel Sánchez, uno de los voceros de la asociación.

“Les recordamos (a los funcionarios estatales) que el paro de labores sigue y que si hay pérdida de producto y una enorme falta de ingresos en Baja California y el país por nuestro movimiento, se debe a su actitud irresponsable. Nosotros podemos seguir de pie en nuestra lucha. Si el mísero salario que nos pagan hasta el momento no nos ha matado de hambre, podemos seguir (en paro) sin problemas”, agregó el dirigente campesino.

Momentos antes se había hecho circular un rumor en el sitio de la negociación –el restaurante Santa Isabel del poblado San Quintín- en el sentido de que los empresarios estaban dispuestos a “disquear” (destruir) sus campos de cultivo si los sindicatos priistas, los jornaleros en paro y las autoridades no lograban un rápido acuerdo con los paristas, que escogieron la mejor temporada de recolección de fresa para dejar de trabajar los campos.

El subsecretario de Gobierno del estado en Ensenada y gestor directo del Ejecutivo estatal en la negociación, Pablo Alejo López Núñez, intervino en tono conciliador para evitar lo que parecía un inminente rompimiento de las discusiones. Logró su objetivo y se acordó reanudar las pláticas este viernes a las cuatro de la tarde, en las que los trabajadores esperan “respuestas concretas de los empresarios a nuestras demandas”.

Para entonces la jornada de negociación cerraba con grandes logros para los trabajadores, ganancias que aún deberán quedar plasmadas en un acuerdo oficial que incluya a todos los negociadores.

Afiliación al IMSS, desde el lunes

Entre los beneficios primarios que los jornaleros lograron destaca el de que el lunes 23 de marzo el IMSS, por acuerdo del subdelegado en Ensenada, David Jorge Lozano Pérez, iniciará una campaña de afiliación masiva de trabajadores agrícolas a la institución.

En diez días hábiles después las empresas deberán eliminar la entrega de pases médicos a los trabajadores para que éstos y sus familias tengan derecho a recibir atención médica en el instituto.

La campaña se realizará en la clínica familiar del IMSS en la colonia 13 de Mayo, que se ubica en la delegación Vicente Guerrero de Ensenada, y de acuerdo con cálculos de los representantes de la Alianza el acuerdo beneficiará a miles de jornaleros agrícolas.

Actualmente sólo la empresa BerryMex de la región cubre al 100 por ciento ese derecho en la delegación municipal de Camalú.

El acuerdo también evitará que los pocos jornaleros afiliados tengan que viajar hasta la clínica del IMSS en la colonia Lázaro Cárdenas, localizada 20 kilómetros al sur del sitio donde se ubica la colonia 13 de Mayo.

Jorge Lozano se comprometió a verificar si legalmente es posible que los trabajadores denuncien ante la institución a los ranchos que evaden la obligación de afiliar a sus trabajadores.

 

Libre asociación sindical 

Por otra parte se alcanzó el acuerdo –de momento sólo plasmado en la minuta de la reunión- que abre la posibilidad de que los jornaleros, con el apoyo de su organización, firmen convenios de trabajo con las empresas agrícolas al margen de la situación contractual que éstas tengan con los sindicatos del PRI, que son los titulares de todos los contratos colectivos de trabajo que existen en San Quintín.

Esta opción la vieron con buena posibilidad legal el director de Inspección y Vigilancia de la Secretaría estatal del Trabajo y Previsión Social, Sergio Gamboa García, y el representante del Consejo Agrícola de Baja California, Alberto Muñoz, quien aceptó llevar el tema a consulta con los empresarios.

Gamboa García y López Núñez manifestaron que la solicitud de contratación de los jornaleros se deberá notificar con anticipación al sindicato que tiene la titularidad del contrato colectivo de trabajo para que el organismo obrero esté legalmente informado y exprese lo que por ley le corresponda.

Hace algunos años jornaleros de una empresa agrícola de Camalú firmaron un convenio de trabajo que rindió buenos frutos para las dos partes, afirmó Fidel Sánchez, de la Alianza.

Por su parte Bonifacio Martínez, Fermín Alejandro Salazar y Justino Herrera insistieron en que las autoridades de gobierno deben permitir a miles de trabajadores agrícolas firmar su rechazo y desconocimiento laboral de los sindicatos CTM, CROM y CROC, en las memorias de los acuerdos.

“Ninguno de ellos nos representan, sólo nos quitan cuotas sindicales sin conocer siquiera a cuál sindicato pertenecemos. No han hecho nada a favor de los jornaleros en todos estos años. Únicamente se han coludido con las autoridades y las empresas para marginar laboralmente a los trabajadores. Pero eso ya se acabó”, apuntó Justino Herrera.

El subsecretario de Gobierno convocó a los voceros de la organización social a ir más allá en la defensa de los derechos laborales de los campesinos y propuso una vez más a los activistas  que trabajen en la formación de un nuevo sindicato y luchar con él para ganar la titularidad del contrato colectivo de trabajo con las empresas.

Fue entonces que Fermín Alejandro anunció que la Alianza ya trabaja en la creación de un sindicato “que represente verdaderamente a los trabajadores y luche por mejorar sus condiciones de trabajo, pero eso en su debido tiempo lo daremos a conocer con más detalle”.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: