méxico | 20 de Febrero de 2019

López Obrador de nueva cuenta ejemplificó con la experiencia de la Laguna donde se coordinaron todas las corporaciones y fuerzas armadas para abatir la delincuencia en esa región. Foto Tomada de la conferencia en vivo / La Jornada

Por

Por 

Alonso Urrutia / La Jornada

Monterrey, NL., 20 de febrero. La conformación de la Guardia Nacional bajo la lógica de que el ejército respetará los derechos humanos se asemejaría a la constitución de los "cascos azules" de la Organización de las Naciones Unidas, sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien puntualizó que en su desempeño los soldados operarán en un esquema de uso regulado de la fuerza.

Durante la conferencia matutina, López Obrador ratificó el papel central del ejército para que tenga la función de seguridad pública, "porque es una institución con experiencia y surgida del pueblo".

En otro orden, celebró la aprobación de la reforma constitucional que convierte en delitos graves la corrupción, el delito electoral, feminicidio, el robo al combustible, entre otros. De nueva cuenta mostró su extrañeza porque los hechos de corrupción no eran considerados como delitos graves.

Sin embargo, al referirse al respaldo de algunos legisladores perredistas que son cuestionados por sus prácticas, López Obrador dijo desconocer en detalle cómo se ejercieron los votos, pero de antemano discrepó de la máxima maquiavélica de que el fin justifica los medios, porque a veces los medios también forman parte del fin.

En torno a la Guardia Nacional, el presidente aseveró que se pretende dar un giro de  "la defensa nacional a la seguridad pública".

Destacó además que, por si hubiera duda, él mismo es el comandante supremo de las fuerzas armadas y "yo nunca voy a dar la orden al ejército para que repriman al pueblo".

López Obrador conminó a los legisladores del Partido Acción Nacional a despolitizar el debate en torno a la Guardia Nacional para participar en un debate civilizado y con civilidad política en otros temas.

Mencionó que hay posiciones encontradas entre gobernadores y legisladores de oposición, porque cuando la gente padece la inseguridad, voltea a ver a los gobernadores, al presidente, no a los diputados y senadores. "Por eso me estoy defendiendo",  porque el problema de inseguridad es grave y por eso se requiere, dijo, la reforma constitucional para incrementar el personal.

No es posible que en la actualidad el presidente solamente disponga de 20 mil elementos para enfrentar este problema, añadió, una cantidad de efectivos que en muchas ocasiones son menos que los de algunos gobernadores, señaló el mandatario.

López Obrador de nueva cuenta ejemplificó con la experiencia de la Laguna donde se desplegó una coordinación que involucraba a todas las corporaciones y fuerzas armadas que permitió abatir la delincuencia en esa región. Lo que se busca ahora es llevar ese esquema de coordinación a nivel nacional, apuntó.

En la conferencia diaria, desde Monterrey, acompañaron al jefe del Ejecutivo federal, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez; el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo; así como los titulares de Sedena, Semar y Gobernación.
 

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: