méxico | 19 de Noviembre de 2018

Tras rendir protesta como dirigente de su partido, definió que ante el próximo gobierno el PAN será una oposición inteligente y audaz, exigente y dialogante, responsable pero firme. Foto María Luisa Severiano / La Jornada

Por

Por 

Redacción La Jornada

Ciudad de México, 19 de noviembre.- Al rendir protesta como presidente del PAN, Marko Cortés, pidió al jefe del Ejecutivo federal electo, Andrés Manuel López Obrador, no caer en el conflicto de los buenos y los malos o el de los ricos y los pobres.

“No caigamos en la confrontación de los mexicanos, porque eso no deja nada bueno. Le decimos que todos somos mexicanos y que no abona la polarización”.

Ante gobernadores, diputados y senadores, dijo que no se puede caer en el error de dividir a la población "entre ellos y nosotros".

Luego de comprometerse a hacer bien las cosas, definió que ante el próximo gobierno, el PAN será una oposición inteligente y audaz, exigente y dialogante, responsable pero firme.

No tendrá una actitud de obstrucción y mucho menos de destrucción, no será tampoco la vergonzante colaboración por temor, pragmatismo o conveniencia presupuestal. “Seremos una oposición que estará sentada en la mesa cada vez que el interés público así lo exija. Pero la intención de diálogo y entendimiento en una democracia, es deber del poder, no de la oposición y el PAN estará esperando esa cercanía por parte de quienes ostentan el poder”.

Cortés Mendoza señaló que el nuevo gobierno recibirá el trato y la colaboración que esté dispuesto a ofrecer. “Jamás pondremos la otra mejilla. Exigimos respeto y daremos respeto”, enfatizó durante la ceremonia realizada en el auditorio de la sede nacional blanquiazul, a donde llegó acompañado de sus padres, su esposa y sus hijos.

A nivel interno, convocó a los panistas y a quienes simpatizan con su partido, a un acuerdo por la unidad del instituto político, para cuidar a México y seguir siendo un instrumento valioso para la democracia.

Explicó que este pacto tiene el objetivo de generar equilibrio y contrapeso dentro del PAN y fuera del partido.