Baja California | 19 de Noviembre de 2015

Alberto Garate Rivera, vicerrector Académico del Sistema Cetys
Alberto Garate Rivera, vicerrector Académico del Sistema Cetys Foto Cortesía Cetys

Por

Por 

Javier Cruz

 

Ensenada, 19 de noviembre.- Estudios realizados por el Centro de Enseñanza Técnica y Superior (Cetys) revelan que a más de tres años de que el gobierno de Baja California puso en marcha un programa exclusivo de apoyo a los jóvenes del estado, con énfasis en la atención a casi 120 mil jóvenes que no estudian ni trabajan (ninis) por vivir en situaciones extremas, los resultados no saltan a la vista.

Según las primeras conclusiones de las investigaciones, en las zonas de alta vulnerabilidad, marginación y pobreza del estado, como el barrio mexicalense Los Santorales, “lo que pensábamos originalmente es que esto tenía que ver con un tema de economía, un problema de trabajo y de economía familiar, pero nos dimos cuenta de que eso es apenas la superficie del problema, porque lo que nos encontramos es que son muchachos (los “ninis”) que traen una serie de abandonos intensos”, dijo Alberto Garate Rivera, vicerrector Académico del Sistema Cetys e investigador del Centro de Investigación en Humanidades y Educación del Centro de Enseñanza.

El estudio, que Garate encabezó y concluyó con la edición del libro “La generación nini, los hijos de la precariedad”, no tardó mucho en identificar que si bien el factor de la crisis económica juega un papel básico en la generación del fenómeno “nini” –jóvenes de 13 a 29 años, aunque el trabajo los sociólogos lo centraron en muchachos de 14 a 21–, el narcotráfico y la migración indocumentada son los fenómenos que pegan de manera más contundente a este sector marginado de la población.

Sobre si el sector público conoce la realidad de Los Santorales y otros polígonos de muy alta marginalidad en el estado, Garate Rivera señaló que “este problema que identificamos (en Los Santorales), no. Han hecho algunos trabajos, pero han sido de otra intensidad, de otra índole. Puede estar por ahí la Sedesol (Secretaría de Desarrollo Social), puede estar el DIF (Sistema Integral para el Desarrollo de la Familia), pero el problema, la realidad, es que no escuchan”.

Precisó su perspectiva: “No van (los tres niveles de gobierno) a identificar voces, no van a identificar liderazgos que ahí existen. Son liderazgos propios de la comunidad y sentimos que habría que apoyarlos de otra manera para que desde ahí se inicie un proceso de reconversión” de los “ninis” en particular, y del barrio en lo general.

“Creemos que hay muchas posibilidades de éxito, pero hay que entrar ahí con otras estrategias y con actitudes diferentes”.

–¿Hablamos de liderazgos jóvenes, de liderazgos identificados generacionalmente con los adolescentes y jóvenes de los barrios?

–Sí, pero también es cierto que hay liderazgos de todo tipo. Hay por ejemplo un director de escuela que es toda una burbuja en el complejo social y que no deja que sus chamacos se le vayan, que está permanentemente en el sitio y que denuncia.

“Y hay otro tipo de liderazgos que identificamos en el estudio, que ahí se muestran porque finalmente nuestra investigación lo que demuestra es, sí, los 'ninis' son una realidad, pero no es la única que existe ahí. También hay eventos, hay relatos, hay testimonios de calidad; hay experiencias de valor que hay que hacerlas emerger para que esto empiece a tener un proceso de reconversión”.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: