méxico | 19 de Octubre de 2018

El cerro sepultó dos viviendas donde estaban seis personas Foto La Jornada

Por

Por 

Jorge A. Pérez, Diana Manzo y Gustavo Castillo / La Jornada
Oaxaca, 19 de octubre.- Siete personas murieron la madrugada de ayer sepultadas por dos deslaves de cerros, resultado de las fuertes lluvias en los municipios de San Pedro Ocotepec y Santiago Camotlán, Oaxaca, informó el titular de la Coordinación de Protección Civil del estado (Cepco), Heliodoro Díaz Azcárraga. El Ejército Mexicano ya aplica el Plan DN-III-E.

Según Díaz Azcárraga, autoridades de San Pedro Ocotepec informaron a la Cepco que un cerro se reblandeció debido a las lluvias del frente frío número 6 –que se mantiene sobre el suroeste del Golfo de México– y a una zona de inestabilidad con potencial ciclónico ubicada al sur de las costas de Chiapas.

El cerro sepultó dos viviendas donde estaban seis personas, por lo que acudieron brigadistas de la Cepco, del Ejército Mexicano y de la policía estatal. Sin embargo, personal de protección civil municipal y ciudadanos de San Pedro Ocotepec rescataron los cuerpos.

Las seis son cuatro menores de edad y dos adultos. Los cuerpos fueron llevados al palacio municipal, donde las dependencias encargadas de la seguridad en Oaxaca se reunieron para organizar las labores de apoyo a los habitantes.

Agregó que en Asunción Lachixia, comunidad del municipio de Santiago Camotlán, un hombre identificado como Adolfo B. V., de 40 años, murió en su vivienda sepultado por un alud al desprenderse parte de un cerro.

Díaz Escárraga señaló que se trabaja con la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para reabrir carreteras afectadas por deslaves.

Asimismo, se brinda atención al municipio de San Juan Tepeuxila, donde cuatro viviendas resultaron afectadas; en Ixtlán de Juárez, donde se reportan daños en diversas agencias municipales; además, hubo derrumbes en el acceso a la comunidad de San Juan Tepanzacoalco, municipio de San Pedro Yanerí, y en San Francisco La Paz, municipio de Santa María Chimalapa.