deportes | 19 de Octubre de 2018

Julio jaló la palanca del excusado para que pensaran que entró al baño por otra cosa. Volvió con Juan Pablo II y pasaron a otro recinto del Vaticano. Foto de archivo

Por

Por 

Redacción / La Jornada
Ciudad de México, 19 de octubre.- En el libro Julio César Chávez: la verdadera historia, Rodolfo, su hermano, devela que JC inhaló cocaína en el Vaticano, cuando visitó al papa Juan Pablo II en el viaje que hizo a Roma en 1995.

Luego de que el Papa, un apasionado del deporte, reconoció la trayectoria de JC y de ser un digno representante de México, el sinaloense le dijo que todo estaba bonito en la santa sede y le pidió conocer su recámara antes de inhalar el polvo blanco.

Discúlpame, Diosito, perdóname, dijo antes de entrar. “Mi hermano sacó de su pantalón un papel que envolvía cocaína, la distribuyó sobre el mármol del lavabo para después inhalarlo, dejando completamente limpia el área del lavamanos.

Julio jaló la palanca del excusado para que pensaran que entró al baño por otra cosa. Volvió con Juan Pablo II y pasaron a otro recinto del Vaticano, relata su hermano en el libro junto con el escritor Javier Cubedo, publicado en agosto por la editorial Aguilar.

La vida del llamado César del Boxeo ha sido vertiginosa y en medio de escándalos cuando su carrera profesional estuvo en el cenit y cayó en declive debido a su adición a las drogas, como lo ha admitido varias veces cuando estuvo en centros de rehabilitación y cuyos pasajes de su vida personal y profesional fueron llevados a una serie televisiva.

Según el relato de Rodolfo, su hermano pasaba por un duro golpe tras haber perdido el invicto contra el estadunidense Frankie Randall y decidió parar un año y viajar con la familia a Europa.

Cuando llegó a Roma se entusiasmó tanto y quiso conocer en persona al Papa.

No, no quiero ir nomás a misa ¡Y luego hasta atrás, ya me imagino! Quiero ver al Papa de frente, quiero que me reciba en el Vaticano, en privado. Hablen con quien tengan que hablar, quiero verlo, fueron las palabras de Julio, según relata el libro de su biografía, para contactar a las altas autoridades del país y realizar la visita.