mundo | 19 de Octubre de 2018

El representante del organismo internacional refirió que esta es una oportunidad para transformar la legislación nacional y lograr que los migrantes tengan acceso a la justicia. Foto Víctor Camacho / La Jornada

Por

Por 

Gustavo Castillo García / La Jornada

Ciudad de México, 19 de octubre.- Luego de que agentes federales evitaran la irrupción de migrantes centroamericanos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció a México las acciones para frenar la caravana, para evitar que lleguen a su territorio.

"Está siendo frenada desde este momento por México. Por lo tanto, apreciamos mucho lo que México está haciendo", dijo el mandatario estadunidense a representantes medios de comunicación de su país, de acuerdo con reportes periodísticos.

Mientras tanto, el representante de México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Mark Manly, afirmó que este país está llamado a ser otra vez una nación que abre sus puertas a personas perseguidas o que huyen de la violencia en sus naciones.

Lo anterior al sostener que la caravana migrante procedente de Honduras y que se encuentra ya en la frontera de México con Guatemala ratifica lo que se ha visto en los últimos años, que México no es solo un país de tránsito, sino de destino, por lo que México está llamado a retomar el papel importante que de manera histórica ha jugado en cuanto a brindar refugio a grupos humanos que huyen de la violencia o que son perseguidos en sus naciones de origen.

En el marco del Cuarto Foro Regional en Materia de Migración y Protección Internacional, que se realiza en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Leticia Bonifaz Alfonzo, directora general de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos de la SCJN, resaltó que la llegada de alrededor de 4 mil migrantes a la frontera con México está generando actitudes contradictorias en el estado de Chiapas, ya que al tiempo que se dan las mejores muestras de humanidad, también se están presentando actitudes de racismo y xenofobia para los migrantes hondureños.

Por su parte, Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, resaltó que la transición gubernamental que vive México es una oportunidad para reconocer que se debe transformar la retórica que México presenta en los foros internacionales, que es distinta a la realidad con se aplican políticas de detención y repatriación de los migrantes.

Mencionó que las políticas migratorias de las autoridades mexicanas han empujado a los migrantes a exponerse cada vez más a ser víctimas de grupos delictivos, de caer en manos de bandas dedicadas a la trata de personas.

Jarab también refirió que esta es una oportunidad para transformar la legislación nacional y lograr que los migrantes tengan acceso a la justicia.