Baja California | 19 de Agosto de 2019

La presencia de 4 mil personas en Playas de Tijuana impidió la llegada inmediata de la policía para detener a los responsables de la muerte del hombre de 32 años. Foto Margarito Martínez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 19 de agosto.- Cristian Morado Armenta de 32 años, asesinado a las 3:30 de la tarde del domingo pasado en el andador turístico del malecón de Playas de Tijuana, es hermano de uno de los tres presuntos responsables del homicidio de cuatro personas en la colonia 3 de Octubre, ocurrido unas horas después, confirmó el secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor Amezcua.

La detención de los presuntos responsables del multihomicidio se logró tras el reporte de un hombre que se encontraba lesionado dentro de un vehículo estacionado sobre el bulevar Federico Benítez sobre el cuádruple homicidio en un domicilio de la colonia 3 de Octubre, según un reporte de la Procuraduría General de Justicia del Estado. Autoridades no han dado a conocer la relación de este individuo en ninguno de los homicidios ni quién lo hirió.

Marco Antonio Sotomayor declinó dar más detalles sobre los hechos del fin de semana bajo el argumto de que hay una carpeta de investigación, sin embargo reconoció que lo sucedido tras el homicidio en Playas de Tijuana la tarde del domingo ante más de 4 mil personas, es una falla por parte de la corporación policiaca.

Lamentó que no hubiese prontitud en la captura de los responsables del homicidio en el malecón de inmediato. Dijo que se sabe que fueron dos hombres quienes dispararon contra Christian Morado Armenta, y refirió que aprovecharon la cantidad de personas que había en el malecón para perderse entre ellas. 

"El muerto de playas no fue un turista, sino un narcomenudista quien se dedicaba a la venta de drogas en la colonia 3 de Octubre", señaló Sotomayor Amezcua respecto a la identidad de la víctima mortal.

Según el director de la policía, Mario Martínez, el tiempo de respuesta de los oficiales al homicidio en Playas de Tijuana fue de 55 segundos; el jefe policiaco admitió que fue suficiente para que los responsables pudieran perderse entre la gente.