méxico | 19 de Julio de 2019

El integrante de Café Tacvba y activista asistió al foro Los costos de la masculinidad tóxica: retos y alternativas para la igualdad y el bienestar, en que organizaciones y especialistas coincidieron en que se debe sensibilizar a la sociedad mexicana sobre la necesidad de un cambio cultural que erradique prácticas machistas. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Andrea Becerril y Víctor Ballinas / La Jornada

Ciudad de México, 19 de julio.- En el foro Los costos de la masculinidad tóxica: retos y alternativas para la igualdad y el bienestar, organizaciones y especialistas coincidieron en que se debe sensibilizar a la sociedad mexicana sobre la necesidad de un cambio cultural que erradique prácticas machistas.

En ese acto, organizado por Citlalli Hernández Mora, senadora de Morena, el presidente del Instituto Promundo, Gary Barker, presentó los resultados de un estudio que señala que México pierde alrededor de mil 400 millones de dólares anuales por los problemas asociados a la masculinidad tóxica, entre ellos violencia sexual, acoso escolar, depresión, suicidios y alcoholismo.

La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca, formuló un llamado para que desde las instituciones de educación superior se impulse el cambio, ya que los estereotipos de género están fuertemente arraigados entre la juventud mexicana y aún no se logra generar un cambio cultural para alcanzar la igualdad.

Hubo molestia entre los senadores del PAN cuando el activista Rubén Albarrán, del grupo musical Café Tacvba, se dirigió a los asistentes como "hijos de la chingada". Explicó que no buscaba ofender, sino explicar "el génesis de nuestra historia como país" en la representación de "nuestra madre, la chingada, violada, golpeada y sumisa" y "un padre violador, lejano e indiferente".

El senador panista Julen Rementería criticó que "se use al Senado como circo de cuarta". En esa cámara del Congreso, aseguró, "caben todas las expresiones, pero siempre con respeto y mesura".