méxico | 19 de Julio de 2019

Los presidentes, Andrés Manuel López Obrador, y Nayib Bukele, de El Salvador, durante la visita que éste hizo a México. Foto Alfredo Domínguez / La Jornada

Por

Por 

Ana Langner / La Jornada

La Paz, El Salvador, 19 de julio.Los gobiernos de México y El Salvador exigieron a Estados Unidos invertir en los países de América Central para frenar la migración.

En San Pedro Masahuat, municipio del departamento de La Paz, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, acompañados por la canciller salvadoreña, Alexandra Hill, dieron inicio al programa "Sembrando Vida".

A través de esta acción, el gobierno mexicano –como parte del Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica– ha otorgado 30 millones de pesos para la siembra de 50 mil hectáreas de sistemas agroforestales, los cuales generarán 20 mil empleos.

Este programa, dijo el canciller Marcelo Ebrard, "no quiere decir que a México le sobre dinero y seamos un país rico, porque nosotros tenemos también pobreza. En México hay 52 millones de personas en pobreza".

La presencia de México en El Salvador, para dar inicio al programa –afirmó el canciller– se verificó "para mostrar a los pueblos más ricos, más desarrollados del mundo que sí se podría, si quisieran, acabar con la pobreza en esta generación".

Añadió que “Estados Unidos podría invertir más de 2 mil millones de dólares al año, sólo en El Salvador, si hacemos un esfuerzo proporcional, sí México pone 100, Estados Unidos por el tamaño de su economía debería poner 2 mil millones”, expresó el Canciller.

En este sentido, el presidente Bukele, destacó que "si un país como México, nos puede ayudar generar 20 mil empleos", Estados Unidos y otras naciones podrían hacer más.

En respuesta a periodistas, sobre la visita que realizará el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo el domingo a México y El Salvador, Ebrard indicó que el gobierno mexicano ha cumplido con su parte en relación con los acuerdos en materia de migración del 7 de junio, para frenar la imposición de aranceles a productos mexicanos de importación.

Ahora, agregó, corresponde a Estados Unidos ahora cumplir lo propio hacia con el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica.