méxico | 19 de Julio de 2019

Más que una gran masa compacta, son manchones consecutivos que recalan y se acumulan en las playas. Amenazan más las de Puerto Morelos y Cancún, mientras las de Isla Mujeres y Cozumel están menos expuestas. Foto Manuel Valdivia / La Jornada Maya  

Por

Por 

Rosario Ruiz / La Jornada Maya 

Playa del Carmen, QR., 19 de julio.- Desde el aire, la imagen del sargazo cambia: son hilos, pequeños islotes y manchas deformes que viajan llevados por las corrientes marinas hasta las costas. Más que una gran masa compacta, son manchones consecutivos que recalan y se acumulan en las playas. Amenazan más las de Puerto Morelos y Cancún, mientras las de Isla Mujeres y Cozumel están menos expuestas.

Las barreras instaladas en las costas de Solidaridad parecen no detenerlo, según pudo observarse en un recorrido aéreo efectuado con personal de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar). “Tenemos que crear infraestructura para hacerle frente en años futuros”, señaló el contralmirante Enrique Flores Morado.

La proliferación de la macroalga no ha sido suficientemente estudiada; por ello, lo que haga México al respecto será muy relevante en el ámbito mundial. “Resolverlo sería un logro de escala internacional”, destacó el también coordinador del programa de la Semar contra el sargazo en Quintana Roo.

“No hay metodología, procedimientos ni manuales que nos garanticen que lo que se está haciendo sea lo mejor; sin embargo, ante la falta de conocimiento en el mundo, lo que hacemos es un parteaguas para atender el fenómeno”, expresó.

Las autoridades trabajan con instituciones académicas para conocer las causas de la excesiva proliferación y manejarla.

Tras el sobrevuelo, los especialistas de la Semar explicaron que aplican una estrategia con acciones a corto, mediano y largo plazos en playas, aguas someras y altamar, mientras continúan las investigaciones.

“La solución no es fácil. El fenómeno llegó para estar bastante tiempo con nosotros”, señaló Flores Morado, director general adjunto de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Semar.

Durante el recorrido sobre los principales destinos de Quintana Roo (Cancún, Cozumel, Puerto Morelos e Isla Mujeres), el funcionario manifestó que la Semar está dando seguimiento al comportamiento de la macroalga, cuya abundancia es un problema para México y otros países.

Explicó que la talofita siempre ha llegado a estas costas, pero “ahora la proliferación es anormal” y la situación es crítica. No debemos dejar el sargazo en las playas porque se pudre y va directo a los arrecifes, los cubre y los mata”.

Han recolectado 38 mil 800 toneladas
Gustavo Castillo García / La Jornada

El personal de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) en coordinación con integrantes de la sociedad civil y autoridades locales ha recolectado de mayo a la fecha más de 38 mil 800 toneladas de sargazo en las costas de Quintana Roo.

En estas actividades que tienen como finalidad disminuir el impacto negativo que provoca en los ámbitos ambiental y turístico que provoca la presencia de esta alga marina en una de las zonas de mayor atractivo para visitantes nacionales y extranjeros, han participado 7 mil 917 personas, informó la institución naval.

Las labores de limpieza en los municipios costeros del estado de Quintana Roo, donde se ubican las principales playas del Caribe Mexicano se han recolectando en el mes de mayo 6 mil 443 toneladas, en junio 26 mil 213 toneladas y del 1 al 15 de julio 6 mil 234 toneladas de sargazo de manera manual y con apoyo de bandas, barredoras y “sargaceras”.

En altamar 218.85 toneladas, lo que en volumen representa 287.40 metros cúbicos.

“El objetivo de este plan es mantener las playas turísticas limpias dentro de la premisa de que se provoca un daño máximo si el sargazo se deja en dichos lugares, dada la gran cantidad de esata alga que llega a las costas, pues su degradación provoca por un lado, afectación al ecosistema y por el otro, (un cambio) en la coloración natural histórica característica de las aguas de la región, ya que se ve alterada al convertirse en color marrón, contrastando en gran medida con las expectativas de los turistas que visitan las playas del Caribe mexicano y del estado de Quintana Roo”, informó la Semar.

La estrategia principal del Plan General de Atención al Sargazo es evitar que el sargazo llegue a la playa mediante la contención del mismo, por un lado en alta mar, en puntos específicos determinados mediante estudios oceanográficos disponibles de corrientes marinas que indiquen las trayectorias más probables que seguiría el alga en su traslación natural en el océano, y por el otro, mediante el uso de barreras de contención cerca de la playa, que permitan confinar el sargazo en aguas someras.

De esta manera se pretende conformar una infraestructura con los medios de personal, maquinaria, equipos y procedimientos, teniendo como meta contar con el mayor número de playas turísticas limpias en su totalidad, señaló la institución naval.