méxico | 19 de Mayo de 2019

“No es un juego, ya no podemos tolerar más violencia en contra de nuestro gremio”. Foto Del Face Book de Francisco Romero

Por

Por 

Luis A. Boffil Gómez / La Jornada Maya

Mérida, Yucatán, 19 de mayo.- Ante el asesinato, en Quintana Roo, del periodista Francisco Romero, mejor conocido como El Ñaca-Ñaca, originario de esta entidad, comunicadores de Yucatán y de todo México exigieron a las autoridades que “le pongan un alto a la impunidad”.

El Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C., la Asociación de Comunicadores 7 de junio Yucatán A.C., la Asociación de Comunicadoras y Periodistas de Yucatán A.C. y la Federación Mexicana de Medios Alternos, se sumaron a la exigencia de que en cada entidad del país se garanticen plenamente el ejercicio periodístico y libertad de expresión. “No es un juego, ya no podemos tolerar más violencia en contra de nuestro gremio”, externaron en un comunicado.

Al gobierno de Quintana Roo le solicitaron que, “con urgencia y diligencia”, lleve a cabo las investigaciones que permitan esclarecer y dar con los autores materiales e intelectuales del crimen cometido el pasado 15 de mayo.

Mientras que al gobierno federal le pidieron que tome cartas en el asunto y que comience a ser aplicado, “de manera total y decidida”, el protocolo de protección para la defensa del ejercicio periodístico.

En el año, ya son cinco los periodistas asesinados en menos de cinco meses y de seguir con este ritmo, señalaron, “acabaremos el 2019 con la mayor cifra de compañeros que, cumpliendo su labor de informar, han tenido que pagar con sangre los costos de tener un país libre y con derecho a estar informado.

¡Ya Basta!

El 7 de junio conmemoraremos el Día de la Libertad de Expresión, derecho que no se limita únicamente a los comunicadores, pero por el cual, vale la pena hacer un llamado a las autoridades para que pongan todos los medios de su parte para que cese esta grave ofensa a todos los integrantes del gremio periodístico”.

Además reiteraron su disposición de coadyuvar en esta lucha con las autoridades de los gobiernos federal, estatal y municipal, y contribuir desde el papel que les corresponde, para fomentar el desarrollo sano y profesional de la sociedad.