méxico | 19 de Mayo de 2019

“Montamos ‘La Bestia’ porque no tenemos dinero, venimos pidiendo monedas de pueblo en pueblo". Foto Alfredo Domínguez / La Jornada

Por

Por 

Diana Manzo / La Jornada

Juchitán, Oaxaca, 19 de mayo.- Un migrante salvadoreño, de aproximadamente 40 años de edad, perdió sus extremidades inferiores cuando intentó subir al ferrocarril conocido como “La Bestia”, a la altura del poblado de Chahuites, en la región del Istmo de Tehuantepec.

De inmediato fue auxiliado por sus compañeros y personas de la comunidad, quienes lo llevaron al Hospital de Tapanatepec, en donde se encuentra internado recibiendo atención médica.

Un video difundido a través de redes sociales ha causado consternación por lo ocurrido con el extranjero, debido a que desde hace varios años no sucedía algo similar porque los migrantes habían dejado de usar el tren como medio de transporte, en busca del “sueño americano”.

Según datos del Grupo Beta del INM su estado de salud es inestable y probablemente será necesario su traslado al hospital ubicado en Santo Domingo, Tehuantepec.

Desde principios de abril, a esta zona de Oaxaca han ingresado migrantes por la frontera sur. Muchos de ellos después de las redadas que encabezó el INM en las estaciones migratorias y el campamento en Mapastepec, Chiapas, han usado el tren como medio de transporte.

En las vías de Ciudad Ixtepec se observa a unos 50, esperando montar a “La Bestia” para ser trasladados a Medias Aguas, en el estado de Veracruz.

“Hermanos en el camino” refugio fundado por el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra da albergue a unas 50 personas de origen salvadoreño, hondureño, guatemalteco y nicaragüense, quienes esperan seguir su camino a la frontera norte.

“Montamos ‘La Bestia’ porque no tenemos dinero, venimos pidiendo monedas de pueblo en pueblo. Venimos huyendo de la violencia, no salimos por gusto, sino por necesidad; sabemos que existen riesgos y muestra de ello fue lo ocurrido con nuestro hermano Salvadoreño que perdió ambos pies, eso nos entristece mucho”, refirieron.

Desde 2014, con la entrada en vigor del Plan Frontera Sur, los migrantes centroamericanos habían dejado de usar el tren conocido como “La Bestia”, pero se ha retomado esa vía para continuar con su travesía hacia el llamado “sueño americano”.