Baja California | 19 de Mayo de 2017

Los manifestantes lo abordaron principalmente con el tema de la Ley de Asociaciones Público Privadas. Foto Luis Arellano

Por

Por 

Luis Arellano

Mexicali,  19 de mayo.- Integrantes del Movimiento Mexicali Resiste increparon y persiguieron al gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, cuando el mandatario estatal terminaba de atender a reporteros en un restaurante cercano al edificio del Poder Ejecutivo.

Los manifestantes lo abordaron principalmente con el tema de la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP) y el gobernador accedió a explicarles su punto de vista, y les dijo que una de sus funciones es apuntalar proyectos importantes, como lo son las plantas desaladoras para tener agua potable, y otros proyectos encaminados a combatir la inseguridad.

“La APP es una ley federal”, dijo Vega de Lamadrid, quien al ser interrumpido amagó con retirarse, pero solo caminó dos pasos y ante la insistencia de los oyentes, volvió a su explicación.

El gobernador continuó diciendo que los proyectos de APP se aplican en todo el país y ayudan a resolver problemas de la entidad para poder seguir siendo competitivos y atractivo a la inversión.

Agregó que los proyectos APP son importantes para poder seguir generando empleo, y puso de ejemplo que al llegar a la administración había una tasa de desempleo del 5.9 por ciento, mientras que ahora es de 2.5 por ciento, cantidad que está debajo de la media nacional.

Una de las manifestantes tomó la palabra y espetó que esa herramienta no funciona en manos corruptas, “el gobierno del Baja California es corrupción, las APP solamente están endeudando al estado”, dijo.

Vega de Lamadrid, respondió que si existen evidencias de corrupción deben ser denunciadas, pero ante las respuestas de rechazo el mandatario local decidió retirarse.

Acompañado de sus escoltas y séquito, seguido de los manifestantes, el gobernador salió del restaurante, cruzó la calle independencia a pie, con dirección al sótano de Poder Ejecutivo.

En el trayecto, escuchando gritos, lo abordó un enfermero y le dijo que quería que le regresaran su trabajo en el Hospital Materno Infantil, mismo que perdió días después de que, el mismo manifestante, con su corpulencia impedía que el gobernador ingresara a su camioneta el 28 de enero pasado, cuando se suscitó un zafarrancho entre los inconformes y el mandatario.

Los integrantes del Movimiento Mexicali Resiste, siguieron al gobernador hasta una puerta del sótano, no sin antes lanzar consignas y el ya tradicional “Fuera Kiko, Fuera Kiko”.

Sondeo

¿La polémica generada por la salida de Margarita Zavala del PAN influirá en el resultado de las elecciones de 2018?