méxico | 19 de Mayo de 2015

Migrantes sobre el ferrocarril "La bestia" Foto AP

Por

Por 

Redacción La Jornada

Ciudad de México, 16 de mayo.- Para México el tema de la migración “es un tema importante y cercano a nuestro corazón”, afirmó el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, durante una visita a los asentamientos de desplazados sirios ubicados en la región de la Bekaa, al este de Líbano, que cuentan con la ayuda de Naciones Unidas y que han recibido apoyo del gobierno mexicano.

“Desde alguna perspectiva en estos campamentos temporales en donde hay fenómenos de migración, de trabajo agropecuario, es un tema que es cercano a nuestro corazón, importante en nuestro diálogo con Líbano e importante en temas de nuestra agenda multilateral”, dijo el canciller tras destacar que México “ha colocado al centro del interés del tema migratorio; bienestar del migrante, en este caso de los niños migrantes; una política pública influyente, que recoja y que busque poco a poco resolver retos como los que aquí se enfrentan”.

Meade estuvo acompañado por personal de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del gobierno libanés, en un recorrido por el asentamiento de Faida, en la ciudad de Zahle, ubicada a 30 kilómetros de la frontera con Siria, donde radican de manera temporal desplazados de origen sirio que han llegado a territorio libanés como resultado de la situación que se vive actualmente en esa nación.

En este recorrido visitó una escuela secundaria ubicada en la ciudad de Jdita, en la que estudiantes sirios conviven a diario con jóvenes libaneses en un esfuerzo de integración y adaptación a sus nuevas condiciones de vida.

México participa en el financiamiento a los programas de apoyo a desplazados sirios en Líbano, puestos en marcha por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en coordinación con el gobierno de Líbano.

A través de la Agencia Mexicana para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), el gobierno mexicano participa como país donante en los esfuerzos internacionales por mantener condiciones dignas de vida para los desplazados sirios y las poblaciones que los reciben.

Dicha participación se enmarca en el proceso de acercamiento que México y Líbano impulsan con la finalidad de profundizar sus relaciones bilaterales.

El programa de ayuda a los desplazados sirios cuenta con cuatro componentes básicos: escuela sin violencia, espacios recreativos para la cohesión social, apoyo a la salud y educación técnica.

La sucesión de conflictos en Siria ha tenido repercusiones directas en Líbano. Según cifras de Naciones Unidas, actualmente se tiene registro de al menos 1.1 millones de desplazados sirios en este país, lo que se suma a los 480 mil palestinos que se encuentran asentados en diversos puntos de este territorio, que cuenta con una población total de 4 millones de habitantes.

En sus encuentros con representantes de Naciones Unidas y del gobierno libanés, el canciller José Antonio Meade refrendó el compromiso del gobierno mexicano de apoyar políticas públicas que busquen mejorar las condiciones de vida de las personas desplazadas y de las comunidades que los acogen.