méxico | 19 de Abril de 2019

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados enfrenta una difícil situación por la falta de recursos para atender el aumento de solicitudes de refugio y el ingreso histórico de solicitantes. Foto Alfredo Dominguez / archivo La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada
Ciudad de México, 19 de abril. De febrero a la fecha, Estados Unidos envió a México a mil 514 migrantes centroamericanos que solicitan asilo en ese país, quienes esperarán en territorio nacional la respuesta a su petición. Si bien ese envío fue suspendido el 8 de abril, se reanudó una semana después y en sólo dos días (16 y 17 de abril) nuestro país recibió a 191 personas.

Datos del Instituto Nacional de Migración (INM) confirman la internación de personas originarias de Centroamérica por los puertos fronterizos de Baja California y Chihuahua, como parte de la iniciativa de Estados Unidos de enviar a nuestro territorio a ciudadanos de Honduras, Guatemala y El Salvador que solicitan protección.

Asimismo, continúa en el mismo nivel del año pasado la deportación de mexicanos de Estados Unidos: entre 14 mil y 15 mil paisanos mensualmente. En el primer bimestre de 2019 fueron deportados 29 mil 660 mexicanos.

En tanto, México continúa siendo una opción para los migrantes de Centro y Sudamérica que no desean volver a su patria por los riesgos o las dificultades que ello implica.

Durante el periodo 2013-2018, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha recibido casi 60 mil solicitudes, la tercera parte de hondureños; le siguen El Salvador, con 13 mil 391 personas en esa condición, y Venezuela, con 10 mil 759. El resto de las nacionalidades tiene una participación minoritaria.

De enero a marzo del año en curso la Comar recibió 7 mil 259 solicitudes de refugio que involucran a 12 mil 716 personas, cantidad sin precedente para un trimestre.

Casi la mitad de los involucrados son dependientes: menores de edad y ancianos, principalmente.

En 2018, el total de peticiones de protección al Estado mexicano fue de 18 mil 379 (equivalente a 29 mil 644 personas), por lo cual, si se mantiene la tendencia, se rebasará de nueva cuenta el récord histórico en la materia.

El grupo más grande de solicitantes de refugio lo integran hondureños, con 13 mil 669 personas en 2018 y 6 mil 996 en el periodo enero-marzo.

Le siguen los salvadoreños, con 6 mil 189 peticiones el año pasado y 2 mil 116 en el actual.

En tercer sitio se ubican los venezolanos, que cerraron 2018 con 6 mil 343 expedientes y mil 871 en 2019.

El siguiente grupo, con menos de mil solicitudes en el primer trimestre del año, lo integran personas procedentes de Guatemala y Nicaragua.

Estadísticas de la Comar –dependiente de la Secretaría de Gobernación–, señalan que la mayoría de las 12 mil 716 solicitudes presentadas entre enero y marzo pasado fueron recibidas en Chiapas, y 3 mil 29 en la Ciudad de México.

Como se ha difundido, la Comar enfrenta una difícil situación por la falta de recursos para atender el aumento de solicitudes de refugio, así como el ingreso histórico de solicitantes.

Del total de solicitudes, 10 mil 616 se encuentran en "suspensión" (derivado del paro de operaciones en septiembre de 2017 con motivo del terremoto), 13 mil 606 en situación de "rezago" y 9 mil 428 en "trámite".

Entre los expedientes de personas que ya fueron reconocidas como refugiadas durante 2018, los venezolanos tienen 98 por ciento de casos positivos y los procedentes de Centroamérica entre 28 y 36 por ciento.