Baja California | 19 de Abril de 2019

Junto con los de esta entidad, en los municipios de Guadalupe y Calvo, Chihuahua; Badiraguato, Sinaloa, y Álamos, Sonora, se concentran seis de cada 10 predios habilitados para aterrizaje ilegal de aeronaves. Foto cortesía / archivo La Jornada Baja California

Por

Por 

Gustavo Castillo García / La Jornada

Ciudad de México, 19 de abril.- Los municipios de Ensenada, Baja California; Guadalupe y Calvo, Chihuahua; Badiraguato, Sinaloa, y Álamos, Sonora, concentran más de 60 por ciento de las mil 555 pistas clandestinas detectadas y destruidas por elementos del Ejército Mexicano, de enero de 2012 al 31 de diciembre de 2018. La mayor parte de esos territorios son controlados, según autoridades federales, por los cárteles de Sinaloa y Juárez.

Los reportes castrenses aseguran que las operaciones en contra del crimen organizado, y específicamente con la localización y destrucción de pistas clandestinas de aterrizaje de aeronaves con cargamentos de droga, se concentran en el estado de Baja California, donde los municipios de Ensenada, Mexicali, Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito son los puntos donde mayor número de este tipo de caminos de terracería son habilitados para el descenso de avionetas. En esta entidad se contabilizaron 460 pistas destruidas, es decir, 29.5 por ciento del total nacional. De ellas, en Ensenada se localizaron 265, 17 por ciento de las operaciones de este tipo que se llevaron a cabo en todo el país en el periodo mencionado.

Sonora, otro estado afectado
En Sonora se realizaron 25 por ciento de la operaciones destinadas a la destrucción de pistas clandestinas y es, de acuerdo con los registros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde un mayor número de municipios han sido utilizados por los grupos de narcotraficantes para el aterrizaje de aeronaves, aunque en Álamos se reportó el mayor número de este tipo de instalaciones rudimentarias.

Otros municipios en los que se han instalado este tipo de pistas son Arizpe, Magdalena, Ramos Arizpe, Caborca, Rosario, Yécora, Soyopa, Hermosillo, Villa Hidalgo, entre otros.

Por lo que se refiere al estado de Chihuahua, el municipio de Guadalupe y Calvo concentra 11.5 por ciento del total de los registros de pistas clandestinas destruidas en el país, y en la entidad se localizó 21.4 por ciento de las mil 555 instalaciones inhabilitadas.

En Badiraguato, Sinaloa, municipio que se considera la cuna del narcotráfico en México, se localizaron 84 pistas clandestinas.

Otras entidades donde se reportó la destrucción de pistas clandestinas son: Oaxaca, Durango, Chiapas, Guanajuato, Baja California Sur, Coahuila y Quintana Roo.