mundo | 19 de Febrero de 2019

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, más de 700 mil personas mueren cada año por infecciones resistentes a los antibióticos. Foto Cuartoscuro / La Jornada

Por

Por 

César Arellano García / La Jornada

Ciudad de México, 19 de febrero.- La resistencia a los antibióticos es la principal amenaza de la medicina moderna, al ocasionar un aumento en la mortalidad, morbilidad y el gasto en salud, debido al uso inadecuado de los antimicrobianos en el campo de la medicina humana y veterinaria, señaló el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

Al respecto dijo que la falta de medidas de prevención y control de las infecciones asociadas a la atención de salud, la ausencia del desarrollo de nuevos antimicrobianos, así como el mal uso y abuso de los antibióticos es un riesgo para todas las naciones.

Al inaugurar el XXIII Congreso Internacional de la Asociación Mexicana para el Estudio de las Infecciones Nosocomiales (Amein) Prevenir para Proteger, expresó que de no tomar medidas contundentes, la resistencia a los antibióticos será la primera causa de muerte en 2050.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), más de 700 mil personas mueren cada año por infecciones resistentes a los antibióticos.

Acompañado por la presidenta de la Amein, Enriqueta Baridó Murguía, el titular de Salud exhortó a todos los profesionales médicos, industria farmacéutica, usuarios y pacientes de los servicios de salud, a que asuman su corresponsabilidad en este problema.

“Podemos recuperar terreno en este campo, trabajando en equipo, unirnos para mejorar el conocimiento y la comprensión de la resistencia a los antibióticos desde una perspectiva ecológica. La actividad microbiana es esencial para la vida en el planeta”.

Alcocer Varela mencionó que hay determinantes o condicionantes de la salud que intervienen en la resistencia antimicrobiana, por ejemplo, el uso de antibióticos que obedece frecuentemente a factores sociales, económicos, culturales, así como la nutrición y el saneamiento ambiental.

Es necesario, agregó, comunicarnos, educarnos unos a otros para luchar de forma eficiente, a fin de reducir el uso de antibióticos en áreas que afectan la salud humana e innovar en el desarrollo de sustancias con mínimo daño al ecosistema.

Se pronunció por trabajar con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), para contar con acuerdos internacionales que optimicen el uso de antibióticos en la producción agrícola y la industria farmacéutica.

Asimismo, precisó, se debe investigar bajo otros enfoques médicos, el sistema inmunológico y la capacidad del cuerpo humano, para protegerse, en vez de buscar solo la eliminación de los patógenos, es decir, orientar más la atención al anfitrión y no al patógeno.

Indicó que al igual que en otras áreas de la administración pública, en esta Cuarta Transformación, se evitará y sancionará la corrupción, que ha impedido hasta hoy, una regulación eficaz y efectiva en este campo.

La presidenta de la Asociación Mexicana para el estudio de las Infecciones Nosocomiales (Amein), manifestó que el Sistema de Salud de México es complejo y requiere de una atención integral a través de programas de vigilancia activa, reportes transparentes, análisis detallados y cambio en las intervenciones, para proteger al paciente.

“Este es el momento de hacerlo, ante la coyuntura política que nos pone al frente de una transformación en todas las actividades, es necesario avanzar en la prevención y disminuir la tasa de complicaciones asociadas a la atención de la salud y a otros eventos adversos”.