mundo | 19 de Febrero de 2019

La Dirección Estatal de Atención al Migrante establece que 12 mil integrantes de la caravana entraron con registro en el país, y un aproximado de 2 mil que no acudieron al Inami para su registro. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 19 de febrero.- De la caravana de centroamericanos que llegó a Baja California el último trimestre del año pasado, más de 3 mil solicitaron documentación para vivir y trabajar legalmente en el estado, pero 2 mil 300 recogieron su permiso y residen en la entidad, informó el Titular de la Oficina de Representación del Instituto Nacional de Migración (Inami), Rodulfo Figueroa Pacheco.

El funcionario federal destacó que mil 400 centroamericanos decidieron retornar voluntariamente a su país, pero en este momento hay otra caravana que intenta llegar a la frontera con Estados Unidos.

Un dato proporcionado por la Dirección Estatal de Atención al Migrante establece que 12 mil migrantes de esa caravana entraron con registro en el país, y un aproximado de 2 mil que no acudieron al Inami para su registro.

A diferencia de la caravana pasada, lo migrantes no están recibiendo apoyo para el transporte, por lo que es este momento están en la Ciudad de México, Jalisco y una cantidad importante fue remitida a Piedras Negras, Coahuila.

Figueroa Pacheco explicó que además de los migrantes extranjeros que estarían por llegar al estado, en lo que va del año ya han sido deportados de Estados Unidos 6 mil mexicanos por las garitas de Baja California.

“Ya iniciaron una serie de preparativos en caso de que fuere necesario, esperamos que esta modalidad de las caravanas vaya bajando en intensidad y que nos permita administrar el fenómeno migratorio en forma común y corriente como lo hemos venido haciendo durante muchos años”, aseveró Figueroa Pacheco.

Entre todos los albergues para migrantes existentes en la entidad, suman unas 5 mil camas para atenderlos, refirió el funcionario federal.