cultura | 19 de Enero de 2018

Los actores Juan Carlos Vives y Miguel Flores en un momento de la obra producida por el padre Enrique González Torres. Foto Enrique Abe/cortesía Cenart

Por

Por 

Merry MacMasters, La Jornada

Ciudad de México, 19 de enero.- La obra de teatro El corazón de la materia: Teilhard, el jesuita, de José Ramón Enríquez, José María de Tavira y Luis de Tavira, vista ya por más de 14 mil personas, vuelve al Teatro de las Artes para una segunda temporada –la primera fue hace un año–, del primero de febrero al 4 de marzo, después de una gira por las ciudades de Torreón, León y Guadalajara, se anunció ayer en rueda de prensa encabezada por Ricardo Calderón, director general del Centro Nacional de las Artes.

Para el padre Enrique González Torres, productor del montaje de tres horas de duración, es una obra con la que las personas ha resonado: Los grandes allí encontraron un camino para pensar en la espiritualidad, la fe que han tenido durante toda la vida y que, de alguna forma, se ha ido perdiendo. Se sintieron renovadas. Mientras los jóvenes se llenaron de esperanza.

Luis de Tavira, quien dirige El corazón de la materia, agradeció a González Torres su profunda fe en el teatro para que a través de éste las inquietudes del espíritu se comuniquen. El dramaturgo recordó que la obra tiene como punto de partida la perplejidad con la que vivimos este momento decisivo en el mundo, de modo particular en el país.

Continuó: “Hubo un tiempo de crisis, de cuestionamiento, en el que constatamos el surgimiento de una catástrofe en las relaciones del modelo de desarrollo que el mundo ha adquirido y sus relaciones con la Tierra, la casa común, que pone en crisis las convicciones que se tenían acerca del modelo económico y social, que nos avisa que hay algo que no puede seguir. En nuestro país esto ha desatado una batalla decisiva entre la civilidad y la barbarie que nos rodea.

El arte de la peripecia

“Los jóvenes y no tan jóvenes ante esta encrucijada en que estamos como mexicanos y habitantes del mundo, nos preguntamos hacia adonde vamos.

No está claro ni es previsible el horizonte. Preguntar por el futuro del mundo es hacerlo por el tiempo y preguntarnos por el tiempo: es hacerlo por la esperanza. Lo que está en cuestión es la esperanza.

Según De Tavira, el cambio tiene que empezar en la mentalidad social; ésta es la misión de la cultura y, en particular, el teatro que nos ha convertido en espectadores de nuestra realidad. De acuerdo con el director, el mejor teatro no sólo es capaz de mostrar la realidad, indagar en las causas de la situación, sino que además es capaz de dar testimonio de qué es posible cambiar. El teatro es el arte de la peripecia, y cuando arribamos a la conciencia de que es posible cambiar entonces recuperamos la esperanza.

Por eso “volvemos la mirada a ese personaje fascinante –Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955)–, a este científico, hombre de profunda fe, jesuita del siglo XX, precursor de tantas cosas, pero, sobre todo, constructor de una visión del horizonte. Y, lo hacemos a partir de ponernos en nuestra realidad, la que sufrimos en nuestro país y en la que se debate el mundo”.

La actriz Marina de Tavira, quien interpreta a una periodista de nuestros días que va por el mundo entrevistando a los testigos de las catástrofes desde Chernobyl hasta Michoacán, en la llamada guerra contra el narcotráfico, aseguró que la obra cumple en mí el mismo sentido que queremos transmitir al espectador: hay que tener esperanza contra todo horror.

Santiago Aranda, secretario general de la American Teilhard Asociation, dijo que a escala mundial ha habido un resurgimiento en la promoción del pensamiento del religioso, paleontólogo y filósofo francés. Mencionó el próximo estreno de una obra de teatro en Londres, así como conferencias y sinfonías en Nueva York, aunque en México El corazón de la materia ha sido pionera en que la obra de Teilhard invite a la reflexión y a mover corazones.

Al elenco original se suman Carlos Corona, quien interpretará tres de los personajes, y Pedro de Tavira, en lugar de Mauricio Pimentel y Raúl Briones, respectivamente. También figuran José María de Tavira, en el papel de Teilhard, Laura Almela, José Caballero, Juan Carlos Vives y el tenor Evanivaldo Correa, entre otros.

El Centro Nacional de las Artes se ubica en avenida Río Churubusco 79, en la colonia Country Club.

Sondeo

¿Le preocupan y afectan los deslizamientos de tierra que ocurren en Tijuana?