Baja California | 19 de Enero de 2018

El martes, activistas se enfrentaron con la policía a unos metros de la planta; ocho personas resultaron heridas y seis activistas fueron detenidos. Tres de ellos enfrentan cargos por lesiones, daños y ultrajes. Foto Luis Arellano Sarmiento

Por

Por 

Antonio Heras, La Jornada

Mexicali, 19 de enero.- El gobierno de Baja California y Constellation Brands rechazaron la violencia de los grupos que se oponen a la instalación de una planta cervecera de la compañía estadunidense en esta ciudad, pues se ha puesto en riesgo a ciudadanos, rescatistas y trabajadores de la empresa.

El martes, activistas se enfrentaron con la policía a unos metros de la planta; ocho personas resultaron heridas y seis activistas fueron detenidos. Tres de ellos enfrentan cargos por lesiones, daños y ultrajes.

El secretario General de Gobierno de Baja California, Francisco Rueda, sostuvo que las protestas responden a una agenda política, pues no existe riesgo de desabasto de agua en la región, donde la cobertura del servicio es de 98 por ciento.

Agregó que el proyecto de instalación de la empresa ha sido transparente y ha cumplido todos los requisitos legales. Asimismo, señaló que la administración estatal no ha recibido reporte alguno de la Comisión Nacional del Agua sobre posible desabasto en la ciudad, zonas comerciales y agrícolas.

No se pone en riesgo una sola gota de agua por esta empresa o cualquier otra que haya solicitado su instalación. Miente quien diga que el agua que va tomar la cervecera pone en peligro a Mexicali. Está garantizado el suministro y existe factibilidad, indicó.

Dijo que la empresa requerirá hasta siete millones de metros cúbicos de agua. Acusó de radical al grupo Mexicali Resiste y afirmó que su agenda política está vinculada con líderes del partido Morena que buscan desestabilizar a la administración estatal con señalamientos falsos.

La vocera de Constellation Brands, Nina Mayagoitia, aseguró que dos trabajadores de la empresa están hospitalizados y responsabilizó al activista Filiberto Sánchez y a Rigoberto Campos, de la Confederación Nacional Campesina.