méxico | 18 de Diciembre de 2015

El hondureño Marcos, de 12 años de edad, observa un mapa de la República Mexicana, en el albergue del migrante Scalabrini, el 25 de junio, en Tapachula, Chiapas. Foto Alfredo Domínguez

Por

Por 

Alma E. Muñoz, La Jornada

Ciudad de México, 18 de diciembre.- Migrantes, organizaciones, activistas y personalidades parte de la campaña "Acción Migrante" denunciaron que 2015 estuvo marcado por el castigo y la persecución por parte de México, cuyas deportaciones superan ya a las de Estados Unidos.

"Resulta vergonzoso convertirnos en una nación deportadora de sus hermanos centroamericanos, sepultando la tradición hospitalaria de nuestro país, por acuerdos e intereses de seguridad regional", afirmaron.

En un pronunciamiento conjunto, en ocasión del Día Internacional del Migrante, señalaron que la política migratoria mexicana camina en sentido contrario y "agrava la crisis humanitaria que afecta a todo el país y la región Centroamérica-México-Estados Unidos, por lo que resulta urgente un viraje en su orientación, que recupere el sentido y la coherencia de las instituciones del Estado".

Exigieron al gobierno que impulse la integración regional, "incluyendo la ciudadanía latinoamericana como parte fundamental de ello, facilitando el asilo, refugio y asegurando condiciones para la plena integración de la población migrante".

Acusaron que los planes, programas y presupuesto para atender las demandas de atención, asilo y refugio de la población migrante tendrían que crecer, mientras las detenciones y deportaciones tendrían que reducirse a casos extraordinarios".

Convocaron a la solidaridad latinoamericana, frente "a una crisis humana sin precedentes".

Aseguraron que las deportaciones masivas emprendidas por el Instituto Nacional de Migración (INM) se dan bajo el uso excesivo de la fuerza, poniendo en riesgo la seguridad y la vida de niños, mujeres y hombres que podrían calificar como solicitantes de asilo y refugio, lo que
contraviene disposiciones legales.

Además, constituye una grave amenaza a los derechos humanos y a la seguridad de miles de personas migrantes en tránsito por el país, "que luego son detenidas y procesadas, muchas veces sin estricto apego a la ley, para ser devueltos a los territorios ocupados por la delincuencia".

Los mexicanos -resaltaron- conocemos por experiencia propia los impactos negativos de las deportaciones en la vida de las familias migrantes y sus comunidades, así como las evidencias de corrupción e impunidad en el interior del INM, las cuales han sido ampliamente documentadas".

Convocaron a la sociedad a exigir un alto a la criminalidad de la movilidad humana, sumándose a las diversas campañas y propuestas de nueva Constitución, que impulse un nuevo país, donde pueda caber la población migrante".

Firmaron el pronunciamiento organizaciones que forman parte del colectivo Migraciones para las Américas, Cuauhtémoc Cárdenas, Daniel Giménez Cacho, Felix Hernández Gamundi, entre otros.