méxico | 18 de Noviembre de 2017

Igual que Canadá, el país relaja posturas al empezar “desafiante” quinta ronda. Ottawa pugna por dejar el capítulo de controversias y critica bajos salarios que se pagan a los mexicanos Foto María Luisa Severiano

Por

Por 

La Jornada

México, 18 de noviembre.- La quinta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) comenzó oficialmente este viernes en la capital mexicana, con México y Canadá mostrando más flexibilidad hacia una de las demandas radicales de Estados Unidos –la cláusula de terminación anticipada cada cinco años sunset clause–, que antes habían descartado por considerarla inviable.

Canadá mantiene firme la postura de no excluir del tratado el capítulo 19 sobre controversias, explicó Jerry Dias, presidente nacional del sindicato Unifor en Canadá, y criticó los bajos salarios que se pagan en México.

México aceptó el pasado miércoles evaluar la continuidad del TLCAN cada cinco años, sin que ello implique una muerte súbita, lo que representa la primera concesión parcial a las principales demandas de Washington. Fuentes canadienses dijeron que estaban abiertas a la propuesta mexicana para revisar el TLCAN cada cinco años, en lugar de la sunset clause que planteó en la ronda antarior Estados Unidos.

Cerca de 30 grupos técnicos sostendrán reuniones de trabajo para avanzar en las propuestas presentadas con anterioridad. Un cronograma de la quinta ronda al que Reuters tuvo acceso muestra que las reglas de origen se discutirán el sábado.

Vamos a presentar propuestas y contrapuestas a muchos de los temas que ya Estados Unidos ha puesto sobre la mesa, adelantó el negociador jefe de México, Kenneth Smith. Sin lugar a dudas, es la primera vez que vamos a tener una conversación específica sobre el tema de reglas de origen automotriz.

Es una negociación desafiante, dijo a periodistas el jefe negociador canadiense, Steve Verheul. Por su parte, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, aseguró que México se mantendrá en la mesa de renegociación del TLCAN y se trabaja para alcanzar acuerdos en defensa de los intereses nacionales.

El que sale del TLC es que no le gusta seguir en la mesa. No será México el que se levante de la mesa, sostuvo Guajardo Villarreal en Monterrey, luego de poner en marcha el programa del Buen Fin 2017.

Las reglas de origen son uno de los temas más controvertidos, en especial para México, séptimo mayor productor de automóviles del mundo, con Estados Unidos como principal mercado.

El acuerdo le ha fallado a los trabajadores

Esas reglas establecen cuánto de contenido regional deben tener los automóviles y autopartes fabricados en Norteamérica para gozar de los beneficios del pacto.

Actualmente se exige 62.5 por ciento para vehículos y lo demás puede proceder de otros países. Estados Unidos pretende subir el porcentaje regional al 85 por ciento y que el 50 por ciento sea contenido estadunidense.

Otros temas complicados son el mecanismo actual de solución de disputas, compras de gobierno, lácteos y asuntos laborales.

En medio del hermetismo que muestran los negociadores en la quinta ronda que se realiza en un hotel de la Ciudad de México, el líder sindical canadiense, Jerry Dias, accedió a hablar y dijo que de acuerdo con el equipo negociador de su país, Estados Unidos sigue con la posición inflexible de no mantener el capítulo 19. Nosotros pensamos que si Estados Unidos no respeta el capítulo 19, no lo incluye como parte del tratado, nosotros no continuaríamos con la negociación, porque el capítulo 19 es especialmente importante para la resolución de controversias.

Dias sostuvo que hay muchos problemas, por lo que a corto plazo no prevé que se llegue a un acuerdo satisfactorio. Francamente no tener un TLCAN sería mejor que el que tenemos ahora, expresó. Insistió en los bajos salarios de México y que el TLCAN le ha fallado a los trabajadores de los tres países.

Explicó que mientras los trabajadores de la industria automotriz en Canadá y Estados Unidos ganan en cinco meses lo suficiente para comprar un automóvil que ellos ensamblan, los de México en el mismo periodo sólo podrían comprar el volante o las llantas. Los trabajadores de Estados Unidos, Canadá y México hacen el mismo trabajo y merecen tener el mismo pago, advirtió.

Abundó que el gobierno mexicano está bajo la presión de las corporaciones estadunidenses, aunado a sindicatos charros que protegen los intereses de esas compañías, no de los empleados.

También pidió que México y Canadá comiencen a pensar cómo se vería nuestras economías y cómo sería nuestro comercio sin Estados Unidos.

Días sostuvo que durante la reunión de Apec la semana pasada en Vietman, el gobierno canadiense tuvo conversaciones con Japón y Vietnam. Queda claro que el mundo puede vivir sin llevar a cabo comercio con Estados Unidos, pero la pregunta es si Estados Unidos pueden vivir sin tener comercio con el mundo, planteó.

En tanto, Moisés Kalach, coordinador del cuarto de junto, destacó que se esperan avances en los capítulos de telecomunicaciones, mejora regulatoria, sanitarias y fitosanitarias, entre otras.

Sobre la cláusula sunset, el empresario dijo que no a aceptarán la propuesta estadunidense, pero el sector privado mexicano coincide con lo dicho por el secretario de Economía sobre que sólo se revise para no afectar las inversiones a largo plazo.

El gobierno de Trump propaló el viernes las metas de negociación revisadas del TLCAN, en gran medida para reflejar las demandas que ya ha hecho en las conversaciones.