Chihuahua | 18 de Septiembre de 2019

Llevan 350 niños. Foto Rubén Villalpando / La Jornada

Por

Por 

Rubén Villalpando / La Jornada

Ciudad Juárez, Chihuahua, 18 de septiembre.- Temerosos de la violencia en sus comunidades y porque el crimen organizado intenta reclutarlos como sicarios, aproximadamente 500 ciudadanos de Michoacán y Guerrero (350 de ellos niños) se han desplazado a esta localidad fronteriza y están en las inmediaciones de los puentes internacionales de Zaragoza y Paso del Norte, donde esperan ser llamados por autoridades de Estados Unidos para solicitar asilo.

Tres de ellos, que sólo aceptaron identificarse con los apellidos Oceguera, Aguilar y Méndez, dicen: “Somos campesinos, comerciantes, técnicos. Teníamos trabajo, pero los delincuentes nos amenazan, nos quitan el dinero. A los más jóvenes se los llevan para convertirlos en sicarios de los cárteles”.

Méndez relató que antes de salir de Michoacán, “hace tres días, me quitaron mi camioneta, saquearon mi tienda y mi casa y amenazaron con matarnos si presentábamos demanda, por lo que decidimos salir a esta ciudad en camión, para solicitar asilo. Tenemos mucho miedo”.

La semana pasada comenzaron a llegar decenas de personas, entre ellas 90 de Acapulco.

El contingente más grande, formado por aproximadamente 400, se encuentra en las inmediaciones del puente internacional de Zaragoza. Se quejan de que no han recibido ayuda del gobierno; sólo vecinos les han llevado agua y comida y una iglesia cercana les permite usar los sanitarios y bañarse.

Desnutridos y agotados

Estas personas se ven desnutridas y agotadas por dormir en las banquetas, vigiladas por policías.

Alrededor de 350 niños que se encuentran en los dos grupos carecen de servicios de salud, alimentos, sanitarios y agua para beber, que les ayude a soportar el intenso calor.

Activistas de la Casa Anunciación, de El Paso, Texas, visitaron a los mexicanos. “Solamente vamos a llevar comida y ropa. Estamos acostumbrados a trabajar con centroamericanos de Guatemala y El Salvador. Si necesitan algo, los vamos a apoyar”, aseguró una integrante de esta organización, auspiciada por la Iglesia católica.

Un primer grupo, de aproximadamente 200 personas, estuvo la semana pasada en el puente Paso del Norte. Aceptó ir a un albergue y desde el 14 de septiembre se encuentran asilados.

El edil de Juárez, Armando Cabada Alvídrez, dijo que las autoridades han invitado a los refugiados a ir a los albergues y aclaró que no los desalojarán si se oponen, a menos que pongan en riesgo su propia integridad.

El año pasado, recordó, un grupo fue reubicado por la fuerza, debido al frío. Les ofreció transporte y garantías de que el Consejo Estatal de Población y el Instituto Nacional de Migración los pondrán en contacto con la Oficina de Migración y Aduanas de El Paso, para que presenten las solicitudes de asilo.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?