méxico | 18 de Septiembre de 2018

El tráiler contratado para mantener congelados los cuerpos de víctimas de hechos violentos fue dejado por unas horas en el municipio de Tlajomulco después que la presidenta municipal de Tlaquepaque pidió que fuera desalojado de una bodega porque los vecinos se quejaban de olores fétidos. Foto Arturo Campos Cedillo / La Jornada

Por

Por 

Juan Carlos G. Partida / La Jornada

Guadalajara, Jal., 18 de septiembre.- Octavio Cotero Bernal fue cesado como director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) por el gobernador Aristóteles Sandoval, debido al manejo "fuera de protocolo" que se hizo de 157 cadáveres no identificados que, dentro de la caja refrigerada de un tráiler, fueron llevados y traídos por tres municipios ante la indignación ciudadana y la molestia de vecinos que se quejaron por los olores fétidos.

"Quiero reprobar tajantemente acciones que fuera de todo protocolo permitieron que un contenedor refrigerante para la disposición de personas fallecidas que no han sido reclamadas, haya tenido el mal manejo que tuvo. Estos hechos son totalmente inadmisibles y serán sancionados con todo rigor", dijo Sandoval anoche.

Afirmó que sigue abierto un procedimiento interno para deslindar responsabilidades, ante las omisiones graves "que deben ser sancionadas", pues quienes fueron responsables de mover el vehículo repleto de cadáveres lo hicieron "sin dar aviso a sus superiores jerárquicos".

"Vigilaré de cerca que haya un trato digno y apegado a derecho en todo momento. Me comprometo a resarcir este episodio dándoles la certeza de que dispondremos del personal más calificado para que procedimientos subsecuentes no presentes estos vistos de negligencia e indolencia", afirmó.

El tráiler, que originalmente estaba en las instalaciones del IJCF de forma temporal ante la falta de cupo en la morgue y en espera de la construcción de un cementerio forense, hace dos semanas fue enviado a una bodega en Tlaquepaque, donde generó inconformidad de vecinos, comerciantes y autoridades municipales ante los malos olores que despedía.

El viernes 14 de septiembre el vehículo se trasladó a un lote baldío a un costado del fraccionamiento Paseos del Valle, en Tlajomulco, en donde provocó de nuevo una oleada de molestia de los vecinos.

El sábado el tráiler fue enviado a una bodega de resguardo de evidencias de la Fiscalía General del Estado (FGE), en la zona industrial de Guadalajara, donde permanece hasta el momento. Se anunció que en breve será regresado a las instalaciones del IJCF, en Tonalá.

Anoche Cotero Bernal, tras conocer su cese, declaró que fue en la FGE donde decidieron mover el tráiler con la caja refrigerante y él nunca dio una orden semejante. "El IJCF no tenía capacidad para moverlo de un lado a otro, creo que el secretario de Gobierno (Roberto López Lara) le dio mal la información al gobernador, él como responsable del área", acusó.

Según el ahora ex funcionario, desde tres años atrás cuando llegó al cargo solicitó a la FGE la construcción de otro refrigerador para cadáveres ante la saturación del que hay y el incremento de cuerpos sin identificar.

Afirmó que la caja refrigerante fue rentada por la FGE, que nunca construyó lo solicitado ante el anuncio del proyecto para un panteón forense en los próximos meses.

Señaló que la mala información hacia el gobernador viene de un funcionario como López Lara, quien "lo traicionó" al acusar al IJCF de ser responsable y a él como directo cuando "nunca le ordené a nadie que se llevara los cuerpos y jamás contraté ningún tráiler".