Baja California | 18 de Septiembre de 2015

La escritora Rosina Conde. Foto cortesía

Por

Por 

Vianka R. Santana

Hablar de las personas que apreciamos y respetamos profundamente siempre resulta mucho más sencillo, tal vez por eso cuando me planteo una semblanza sobre Rosina Conde, vienen a mi mente escenas que tienen que ver con su fundamental legado en términos de los talleres de creación literaria y los primeros esfuerzos de ediciones independientes, pero inmediatamente después, el eco de su voz y su increíble capacidad para interpretar el blues entre muchos otros géneros, emerge entre imágenes de ella cantando, actuando, generando proyectos académicos, y sobre todo, disfrutando la vida.

Rosina Conde Zambada nació en 1954 en Mexicali, sin embargo fue en Tijuana donde tuvo una intensa actividad como escritora, editora, actriz, cantante, pero sobre todo, donde su voz al día de hoy constituye una autoridad en las letras y las artes escénicas.

Egresada de la licenciatura en lengua y literaturas hispánicas, forma parte de la generación de artistas que durante los años 80 tuvieron la visión de propiciar y activar proyectos de intervención artística multidisciplinares con un eje transversal: la literatura.

Rosina formó parte de los primeros talleres de creación literaria que en el marco de las actividades del Departamento de Extensión Universitaria de la Universidad Autónoma de Baja California con el impulso del maestro Rubén Vizcaíno Valencia, desarrollaron una intensa producción artística en diferentes géneros: poesía, narrativa, dramaturgia, pero también, que se dieron a la formulación de pequeñas editoriales independientes que hicieron posible la divulgación de la obra de los artistas que hoy en día son piedra angular en la historia artística y cultural de Baja California.

Años más tarde, Rosina se trasladaría a la ciudad de México donde reside desde hace al menos un par de décadas, para integrarse a la Sociedad General de Escritores de México, Sogem, donde se desempeña como maestra, al Claustro de Sor Juana donde ha sido profesora de creación literaria, a la Universidad Autónoma de México como profesora e investigadora, y en el Colegio de México COLMEX, entre otros muchos proyectos académicos universitarios que han contado con la fortuna de tenerla en sus filas.

Rosina Conde es sin temor a equivocarme, una de las artistas más completas de Baja California, no solo por su multifacético perfil, sino porque además, cuenta con una sólida formación académica que le permite ser un interlocutor de alto vuelo, pero sobre todo, que le permite ser una escritora con una gran capacidad narrativa y al mismo tiempo, contar con la fuerza de quien argumenta desde la razón, la experiencia y el conocimiento.

Cómo olvidar nuestras caminatas a la playa en Lunas de Octubre, cómo olvidar su voz cantando feliz la canción de Baloo en el camión rumbo a Todos Santos, su hospitalidad en su hermosa casa de la ciudad de México, su salsa de aceite de maíz y el iluminado pasillo lleno de anaqueles colmados de libros. Cómo no decir que se trata de un ser humano extraordinario al que por alguna razón evidente casi todos los tijuanenses que la conocemos la amamos. Cómo no decir que es una creadora y forjadora bajacaliforniana, si gracias a sus primeras ediciones independientes y a la complicidad de una generación de poetas locales, es que hoy en día la poesía, la literatura y el arte, siguen cobrando cada día más fuerza.

Rosina la actriz, en el escenario del Centro Cultural Tijuana sentada frente a un micrófono interpretando "Suave que me estás matando" bajo la dirección de Ignacio Flores de la Lama. Rosina cantando blues como nadie más en los diferentes foros alternativos de Tijuana, leyendo poesía, escribiendo novelas, guiones de televisión, cuentos, obras de teatro, sentada frente a su máquina de coser haciendo verdaderas obras de arte instalación en los vestidos escenográficos de Astrid Hadad. Rosina en el mezanine de su pequeña oficina en Plaza Patria activando un proyecto editorial. Rosina en la Sala de Lectura de Cecut en los coloquios anuales de poesía y después, en los Festivales de Literatura del Noroeste. Rosina en el Encuentro Literario de BCS Lunas de Octubre cantando al lado del buen y siempre recordado Octavio Hernández, leyendo al lado de Edmundo Lizardi, de Miguel Ángel Quemáin, de Servín y de tantos otros, haciendo disfrutables las veladas con su ánimo, su buen humor, pero sobre todo, con esa inteligencia que la caracteriza.

La artista, la promotora, la académica, la maestra en literatura española con más de 20 libros publicados, la que forma parte de la Academia de Creación Literaria de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, docente y editora con más de tres décadas de trayectoria, Rosina la homenajeada, la que ha sido reconocida con el Premio Nacional de Literatura "Gilberto Owen" (1993); con el Premio Nacional de Literatura "Carlos Monsiváis" (2010), Creadora Emérita de Baja California  (2010), celebrada por su trayectoria en la XXVIII Feria del Libro de Tijuana y que el día de hoy, presenta un nuevo libro en un espacio cultural independiente en Tijuana, en Galería La Blástula en la zona centro, donde además dará un concierto que seguramente resultará memorable.

Esa es Rosina para mí, una mujer que admiro, que respeto, pero sobre todo que aprecio por su gran calidad humana, su humildad, sensibilidad, y su infinita capacidad para sobreponerse a todo y poner en alto la alegría de vivir y escribir.