méxico | 18 de Julio de 2018

Otros datos muestran que la diferencia salarial es amplia, pues por cada 100 pesos que gana un hombre por su trabajo, las mujeres perciben 75. Foto archivo La Jornada

Por

Por 

Emir Olivares Alonso / La Jornada
Ciudad de México, 18 de julio.- La brecha de género en México se expresa de diferentes formas. Uno de los ámbitos donde mayor desigualdad se da entre mujeres y hombres es el laboral, donde ellas ganan en promedio 34.2 por ciento menos que los varones, de acuerdo con un estudio del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El estudio titulado Discriminación estructural y desigualdad social asienta que el sector femenino enfrenta condiciones de segregación ocupacional que bloquean su acceso a algunos tipos de trabajo, además de situaciones de desprotección laboral similares a las de los hombres, aunque 7 por ciento de ellas tiene más riesgo de no tener seguro médico por la vía laboral.

Otros datos muestran que la diferencia salarial es amplia, pues por cada 100 pesos que gana un hombre por su trabajo, las mujeres perciben 75.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en 2017 la tasa de participación en el mercado económico ascendió a 42.9 por ciento entre las mujeres en edad de trabajar, mientras en los varones alcanzó 77.8, lo que de acuerdo con el organismo defensor de las garantías fundamentales "indica que ellas todavía enfrentan una brecha de participación en el mercado económico de 34.9 puntos porcentuales por debajo de los hombres".

Si bien es cierto que la participación femenina en el sector laboral se ha incrementado en años recientes, México aún está por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es de 67 por ciento.

Ellas enfrentan condiciones laborales más desfavorables que sus pares varones, debido a que su trabajo se centraliza en sectores y ocupaciones con bajos salarios: 78.5 por ciento de la población femenina ocupada se concentra en el sector terciario (frente a 50.1 por ciento de los hombres), con una importante proporción en comercio (24.7 por ciento frente a 14.5, respectivamente) o en servicios poco calificados, dentro de los cuales se encuentran los empleados en servicios domésticos (10.7 por ciento y 0.9; además, el sector femenino realiza 94.9 por ciento del trabajo doméstico remunerado), reporta la CNDH.

Agrega que 7.2 por ciento de las mujeres ocupadas son trabajadoras que no reciben sueldo, contra 3.3 por ciento de los hombres.

En el sector terciario, ellas perciben en promedio 37.7 pesos por hora laborada, contra 40.6 de ellos, lo cual representa 7.1 por ciento menos.

Las cifras de la CNDH revelan que en el sector secundario esta desventaja se agudiza con un salario 18.9 por ciento inferior al de los hombres (las mujeres obtienen en promedio 28.5 pesos por hora trabajada, contra 35.2 pesos de sus colegas varones).

En el sector informal hay más mujeres que hombres: 56.3 por ciento de ellas ocupaban empleos informales (no agrícolas) en el primer trimestre de 2017, contra 49.2 por ciento.

Estas diferencias son consecuencia de dos aspectos: menor salario por igual trabajo y que el sector femenino ocupa puestos directivos en menor medida que el masculino.

La OCDE refiere que sólo 44.9 por ciento de las mexicanas en edad de trabajar está ocupado; la tercera tasa de empleo más baja de esta instancia, sólo después de Turquía (28.7 por ciento) y Grecia (41.7 por ciento), muy lejos del promedio de la organización internacional, que es de 60.1. En tanto, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo muestra que en el tercer trimestre de 2016, 20.8 millones de mujeres de 15 y más años formaban parte de la población económicamente activa en el país.

De las ocupadas, 23.3 por ciento trabaja por cuenta propia, 2.3 es empleadora y 7.5 no recibe remuneración por su labor. Dos de cada tres son subordinadas y remuneradas, de ellas, 37.7 por ciento no cuenta con acceso a servicios de salud como prestación laboral, 41.9 labora sin tener un contrato escrito, más de la tercera parte no cuenta con prestaciones, sólo una de cada dos (55.2 por ciento) goza de vacaciones pagadas, 62.6 recibe aguinaldo y 16.9 reparto de utilidades.

En el sector público la situación no es diferente. Un estudio reciente de la CNDH muestra que la brecha salarial entre mujeres y hombres es 12 por ciento menor para ellas en las secretarías y 7 por ciento más bajo en otras instancias de la administración pública federal.

Sondeo

¿Cuál es la causa de la ola violenta que se vive en Tijuana?