Baja California | 18 de Mayo de 2017

Foto cortesía

Por

Por 

Alberto Elenes

Tijuana, 18 de mayo.- La participación de la mujer en la delincuencia organizada ha dejado de estar en segundo plano para convertirse en líderes de bandas de secuestradores y controladoras de zonas de narcomenudeo principalmente.

Tradicionalmente la participación activa femenina se limitaba en cuidar a víctimas que mantenían cautivas algunas bandas, servían también como halcones o como mensajeras. Es un incremento que el secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor, confirma con en base en el trabajo que realiza su policía al atender los delitos.

La corporación estima que cuatro de cada 10 tiradores de droga en la Zona Norte en Tijuana son mujeres; también el porcentaje de las personas presentadas ante el Ministerio Público es por narcomenudeo son de este sector de la población.

En la historia muy pocas han trascendido como líderes o piezas importantes, principalmente dentro del narcotráfico mexicano, casos como Enedina Arellano Félix, La Jefa en el Cártel Arellano Félix; Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico en el Cártel de Sinaloa; Claudia Ochoa Félix, vinculada al cártel de Los Antrax; son las mujeres que más han destacado por participar de manera más directa en la toma de decisiones, según consta en archivos de autoridades federales tanto mexicanas como estadunidenses.

Posiblemente derivado a la situación principalmente económica y la migración -para subsistir o por apoyar a sus parejas sentimentales- muchas mujeres han ido asumiendo papeles más protagónicos, lo que se refleja en la ciudad fronteriza de Tijuana con las detenciones de estas.

En las capturas por autoridades policiacas a integrantes de bandas de asaltantes, narcomenudistas y homicidas, se ha hecho costumbre ver a una mujer involucrada, en pocos como la misma líder, también portando armas de fuego exclusivas del ejército está teniendo un aumento.

Tiradoras, solas o en pareja

El secretario de Seguridad Pública Municipal afirmó que "nos hemos dado cuenta de que esa participación no nada más es como sujeto activo, sino también ya en presencia de hechos delictivos. Hemos visto que el modus operandi también se da siempre en algunos puntos de la ciudad en pareja, es decir, cuando detienes a una persona con armas, no va solo, siempre va en pareja, con el objeto de alguna manera de pasar desapercibidos”.

En el caso del asesinato de un agente de la policía ministerial en el bulevar Simón Bolívar el 19 de abril pasado, las autoridades capturaron a los aparentes responsables a bordo de un vehículo, en este caso Marco Antonio Sotomayor puso como ejemplo que "la conductora era una mujer a quien le habían pagado una cantidad de dinero precisamente para que se cometiera ese delito y ella pudiera ayudarlos a evadirse de la justicia".

En otro hecho ocurrido el lunes 15 de mayo reciente, se reportó un cuerpo calcinado sobre la calle Leona Vicario, esquina con Gabino García de la colonia Guerrero. La víctima estaba maniatada y aunque vestía de mujer se comprobó que era un hombre. Las primeras indagatorias de la autoridad en base a testigos refieren que fueron vistas dos mujeres a bordo de una Caravan, hay quienes dicen que una fue vista arrojando el cuerpo y prendiéndole fuego, sin embargo hasta el momento no hay nada que lo compruebe.

Apenas esta semana una joven de 27 años identificada como Alma fue detenida por policías municipales a bordo de un automóvil en la colonia Las Arboledas. Tras protagonizar una persecución y lograr su detención, los agentes al revisar el automóvil le encontraron tres armas de fuego y seis envoltorios de la droga conocida como cristal.

Una pistola escuadra calibre 9 milímetros abastecida con seis balas estaba entre el asiento del conductor y el freno de mano; en el asiento trasero se encontraban dos armas largas (replegables) calibre 40 milímetros.

La detenida resultó ser familiar de un conocido narcomenudista.

Según datos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, se estima que el 40 por ciento de los tiradores de droga en la denominada Zona Norte en Tijuana son mujeres; el 10 por ciento del total de detenidos y presentados por delitos relacionados al narcomenudeo ante el Ministerio Público son mujeres (65).

Datos de la Organización de Estados Americanos (OEA), indican del total de mujeres que se encuentran recluidas en las cárceles mexicanas, el 80 por están por narcomenudeo.

Aumentan asesinatos de mujeres narcomenudistas
Conforme se ha ido involucrando las mujeres en diferentes delitos, también ha crecido los asesinatos de féminas en Tijuana, varias de ellas relacionadas al narcomenudeo.

Según estadísticas de la Unidad de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia del estado, en el caso de esta ciudad fronteriza 45 mujeres han sido asesinadas en lo que val del 2017.

Sin especificar cuántas de ellas estaban coludidas con el narcomenudeo, mencionan que varias de las víctimas fatales contaban con más de un antecedente penal. Entre los casos más sonados se encuentra un asesinato múltiple en una cuartería de la misma zona norte.

Ocurrió la tarde del sábado 11 de marzo al interior de la cuartería que se localiza en la privada "D"  entre la calle Primera y Coahuila, sobre la Miguel F. Martínez, al interior cinco cuerpos fueron encontrados sin vida, tres eran de mujeres. En el lugar encontraron armas y droga, además de que se corroboró que las cinco personas formaban parte de un grupo de narcomenudistas de la misma Zona Norte.

Otro suceso de los más sonados se registró el lunes 3 de abril en infonavit La Mesa, Jazmín Millán Elenes, una mujer de 30 años fue asesinada entre las calles Santa Lucía y Vía Rápida Poniente.

Su crimen trascendió porque "La Piñata" (como era conocida), era una de las principales narcomenudistas en la delegación Sánchez Taboada, su apodo surge porque eran quien se encargaba de distribuir "los dulces", como también le dicen a las pastillas psicotrópicas los consumidores de ese tipo de drogas.

Estos crímenes son solo un ejemplo sobre el papel que están teniendo algunas mujeres dentro de los diferentes delitos.

En el caso de sus asesinatos, la autoridad refiere que también son parte de la pelea sobre el control de zonas de la ciudad, pelea que ya no es exclusiva de los hombres.

Tiempo atrás existían reglas o "códigos de caballeros" en los que estaba prohibido meterse con las familias o mujeres, pero con el paso del tiempo y la participación más directa de ellas esos acuerdos han quedado atrás.