cultura | 18 de Marzo de 2019

El primero de marzo la residencia oficial de Los Pinos fue entregada formalmente a la Secretaría de Cultura. Foto Guillermo Sologuren

Por

Por 

Merry MacMasters

Ciudad de México, 18 de marzo.- Desde la primera semana de marzo, cuando la Secretaría de Cultura federal tomó el control de la ex residencia oficial de Los Pinos, ninguno de los 33 cuadros de la colección de pintura perteneciente a ese recinto, comisionada en 1993 por el entonces presidente Carlos Salinas de Gotari, cuelga ya en las paredes del ahora centro cultural.

Está vacío el muro de la biblioteca del segundo nivel de la casa General Lázaro Cárdenas, donde hasta hace poco colgaba el óleo México en la piel(1993), de Beatriz Ezban. Sólo queda el gancho que sostenía la obra de 150 por 200 centímetros.

Pasa lo mismo con la pared donde estaba el óleo Los volcanes (1990), de Luis Nishizawa, antes exhibido en una sala de visitas de la planta baja de la casa Miguel Alemán, y tampoco hay nada en el salón de juntas de la planta baja de la casa Venustiano Carranza, donde estaba Memorias (1993), de Rafael Cauduro, el cual se cerró al público a partir del 10 de marzo.

La Jornada preguntó a los vigilantes al respecto, quienes contestaron que no hay acceso porque está en remodelación. Tampoco se puede visitar ya el pasillo de la planta baja de la Casa General Lázaro Cárdenas, donde estaba Arboleda X (1992), de Humberto Urbán. Los recorridos por los diferentes inmuebles que constituyen el conjunto están más restringidos y el público tiene acceso a menos áreas.

Luego de que La Jornada ubicó algunos de los cuadros de la Colección de pintura de la residencia oficial de Los Pinos, el gobierno federal informó que fueron encontrados los óleos La sangre de Medusa, de Gustavo Aceves, en un espacio sin identificar; Otoño en Guanajuato, de José Chávez Morado, en el salón Adolfo López Mateos, y Sin título, de Juan Soriano, en el vestíbulo del salón Adolfo López Mateos.

Según una fuente de Los Pinos, estos tres cuadros fueron llevados el 14 de enero a una bodega que pertenece a Presidencia, ubicada en la avenida Constituyentes, donde se encontraría el resto de la obra, con el objeto de concentrar allí toda la colección para hacer el inventario completo.

Al remover la obra de Los Pinos la pregunta es: ¿algún día regresará para ser exhibida allí de nueva cuenta? No hay nada alentador en ese sentido. Al parecer los 33 cuadros fueron trasladados a Palacio Nacional y ahora adornan las oficinas del Presidente.

Si bien las obras realizadas por 33 artistas a petición de Carlos Salinas pertenecen a la Presidencia de la República, fueron encargadas específicamente para exhibirse en las paredes de Los Pinos; incluso los pintores invitados recibieron medidas muy concretas y a algunos hasta se les mandaron los lienzos.

El galerista Ramón López Quiroga, quien fue muy cercano a Gunther Gerzso, recordó (13/12/17, La Jornada) cuando el pintor recibió el encargo: lo desconcertaron las medidas dictadas, 180 por 100 centímetros, las mismas del cuadro de Francisco Toledo.

Según López Quiroga, la colección se pensó para un salón alargado que sólo se ha visto en fotografías. Las piezas de Toledo y Gerzso eran para unos muros verticales a la entrada, de allí sus dimensiones.

La cuestión es: ¿se vale cambiar de lugar un conjunto de obras que fue creado para un lugar específico?

El artículo 750 del Código Civil Federal dice que son bienes inmuebles "las estatuas, relieves, pinturas y otros objetos de ornamentación, colocados en edificios o heredados por el dueño del inmueble, en tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente".

Mientras en la Ley General de Bienes Nacionales, artículo segundo, se estipula que son bienes de dominio público: "Las pinturas murales, las esculturas y cualquier obra artística incorporada o adherida permanentemente a los inmuebles de la Federación o del patrimonio de los organismos descentralizados cuya conservación sea de interés nacional".

El proyecto de Los Pinos

El primero de marzo la residencia oficial de Los Pinos fue entregada formalmente a la Secretaría de Cultura, después de una serie de formalismos en que tuvo que ver el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Sin embargo, aún no hay un proyecto integral y completo para su manejo que le daría un sentido a cada uno de sus espacios.

Se espera que, en un máximo de tres meses, se cuente ya con una propuesta concreta acerca de la vocación que tendrá en Centro Cultural Los Pinos. Se ha dicho que se trasladarán para allá las oficinas del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, así como la coordinación del Sistema Nacional de Fomento Musical que dirige Eduardo García Barrios, quien ha sido muy activo en la presentación de conciertos a cargo de la Orquesta Escuela Carlos Chávez en las áreas verdes del lugar.

Mientras tanto, en Palacio Nacional elementos del Ejército que resguardan el inmueble señalan que se adapta un espacio, que ellos se aventuran a interpretar como un museo, para exhibir la colección de 33 cuadros.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?